La melancolía del sol Angel Strife

Ángel Strife nos muestra “La melancolía del sol”

El cantautor venezolano, hoy radicado en México, publica un nuevo sencillo cargado de luminiscencia, sensibilidad e indie caribeño.


Mundo, cristal, sirenas, ciclos, flores, nubes, miedo, amor. Estas son algunas de las tantas palabras que se adhieren a la hermosa poesía contenida en “La melancolía del sol”, la reciente obra de Ángel Strife.

Oriundo de la isla de Margarita, el músico de 24 años tiene un extenso recorrido artístico que data desde 2008, un explorador incansable de corrientes como el hardcore, folk-rock, lo-fi, ambient y pop experimental.

Strife conversó con NoEsFm sobre su flamante single, una acuarela compositiva que disuelve la lobreguez y renace la esperanza.

Actualmente resides en México, ¿cómo ha sido esa experiencia?

Mi desarrollo en el hermoso país del sol ha sido impresionante. He tenido la oportunidad de toparme y aprender de figuras como el maestro Leonel García del dúo Sin Bandera, cruzar percepciones sonoras con el proyecto francés de música electrónica Justice, para luego conocer la habilidad rockstar de Ismael Fuentes de Molotov. Sin duda alguna, México no me deja de sorprender.

Cuéntame sobre el nacimiento de “La melancolía del sol”

Es una de mis últimas composiciones realizadas en Venezuela y hace referencia al motor del alma o a la llamada inspiración. La pieza nace luego de haber vivido una experiencia bastante amarga el año pasado, un momento que me colocó entre la línea del vivir o morir, y morir con tanto que decir, no era una buena opción. Todo llegó estando en la ciudad de Mérida, junto a los chicos de la banda Pulsar Play, donde logré transmutar la tristeza con la que me había topado en las calles de Caracas, plasmando así una luz que traía y que yo mismo desconocía. Creo que este tema es el principito interior que llevaba en mi.

La dirección estuvo a cargo de Edi Kistler de Matanga Records, ¿qué tal la relación?

Edi forma parte de esos últimos genios que aún quedan regados por el mundo haciendo el bien sin mirar a quién. Jamás hubiese imaginado que la vida me daría la oportunidad de estar junto al productor de Sotomayor y miembro de la reconocida banda mexicana Liquits. Ambos llevamos un equilibrio muy eficaz cuando de producir y crear se trata, se ha vuelto como un hermano mayor para mi en esta nueva etapa como artista.

Siento una sabrosa evolución en este trabajo, ¿quiénes participan?

En la producción pudimos contar con Víctor Piter (Cor), percusionista de la agrupación mexicana Play & Movil, mientras que en los metales estuvo el increíble trombonista cubano Eugenio Dinza, exintegrante de Liquits. El tema fue masterizado en New York por Oscar Zambrano.

Fueron muy cuidadosos con los arreglos.

Los arreglos de “La melancolía del sol” son de Edi y yo. Desde un principio habíamos pensado incursionar toques de J-Pop mezclados con sonidos experimentales, muy a lo Cornelius, todo esto bajo la esencia que resguardo de nuestro cuatro venezolano. Poco a poco se estilizaron muchas de mis ideas hasta lograr ese abanico de emociones.

El solo de viento a mitad de la canción es exquisito.

¡Así es! Lo más bonito de este solo fue el proceso creativo. Comenzó con una melodía vocal donde Eugenio y Edi terminaron volviendo realidad. Es uno de mis arreglos favoritos.

Ángel Strife

“La melancolía del sol” me hace recordar de manera sutil a ese “Caribe Atómico” de Aterciopelados o a “Las batallas” de Café Tacvba.

Ambos grupos han sido pioneros en mi cercanía musical con el caribe, aparte de esa hermosa crianza que me brindó la isla de Margarita. Por otro lado, Edi viene de esa generación musical y ha trabajado muy de cerca con los tacubos. Actualmente estamos traduciendo no solo esas influencias, si no muchas otras que nos han traído hasta este punto.

Arrastro con agrado ese sonido de “Hasta las muelas“, tema indispensable en tus primeros pasos como solista, ¿queda algo de aquel Ángel Strife?

Sigo siendo el mismo Ángel Strife, ese artista hundido en su locura de salvar corazones y almas rotas. Hoy comparto mi demencia con la de otros, que al igual que yo, solo quieren sembrar una semilla de fe hacia nuestros más grandes sueños y anhelos. Ha sido toda una contienda el haber logrado llevar tantas ideas de micro a macro, pero ha valido la pena cada lágrima y roncha vivida en la transición de mi música.

¿Qué extrañas de Venezuela?

A mi hermanita que tanto amo, a mi familia, a mis amigos que se fueron por un presente y a todos aquellos que dieron su vida por un futuro incierto.

“La melancolía del sol” ya puede escucharse a través de todas las plataformas digitales y durante la programación diaria de NoEsFm radio online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *