Dance Peruano Ravelers

Dance peruano moldeado por Ravelers

El trío debuta con un disco homónimo que puede resumirse como un homenaje a sus raíces culturales.


Los descubrimos hace dos años gracias a un compilado del sello independiente mexicano Myrdal. El tema seleccionado fue “Dancing in the hill”, que resulta ser una poderosa conjugación de funk, synth y dance pop, disco music, indie rock, psicodelia y ritmos peruanos, ejecutados con instrumentos autóctonos y modernos.

Desde ese momento le hemos seguido la pista a Ravelers, un interesante proyecto que suena a ayer y a hoy. Acaban de presentar su primer disco homónimo e independiente, que sigue ese camino ya labrado a través de los siete tracks que recorren sonidos tradicionales de Perú y las bailables corrientes de los 70, 80 y hasta la actualidad.

El álbum abre con “Takanakuy”, que en quechua significa algo así como golpearse entre dos y es una festividad que se celebra en diciembre, en la provincia de Chumbivilcas, en el Cusco. Luego le sigue “Danzando en la montaña”, el mismo “Dancing in the hill” pero en español y con cambios sonoros. De igual forma sobresalen “Selva”, que es un llamado a la conciencia, a no destruirla; y “Anaconda”, un canto a la naturaleza, que recrea una danza y ya al final se funde con un mágico drum’n’bass. Cada canción tiene su personalidad y todas están a la misma altura.

Es imposible que un disco así no le hable a la Pachamama, al agua, a las celebraciones, en fin, a las raíces, de dónde venimos y quiénes somos. Es un disco circular, donde los temas se abrazan y giran como en un ritual.

La placa fue producida por uno de sus integrantes, Amaru Champi, y mezclada y masterizada por Oscar Santisteban Cole. Actualmente Ravelers son, además de Champi, quien toca los instrumentos de cuerda; Tunche Yawá (viento) y Samuel Bárcena (batería).

Uno de miembros fundadores ya no se encuentra en la agrupación: el productor Tayta Ed Bird, quien está fuera de su país dedicado a otros proyectos y también hemos entrevistado en este medio.

Pudimos contactar a Amaru Champi para que nos diera sus impresiones sobre este bien logrado lanzamiento musical y la banda en general.

¿Cuándo nace Ravelers?

Finales del año 2013. Cuando la Tierra nos llamó y sentimos la necesidad de hacer un viaje infinito hacia la historia de nuestras familias, de nuestra sangre.

¿De qué parte de Perú son?

A pesar de que hemos nacido en Lima, siempre decimos y consideramos que somos de todas partes de nuestro país, por los orígenes de nuestras familias, y el contacto que tenemos con estos lugares como Cusco, Tarapoto, Cajamarca, Ancash, Lima.

Dance con Ravelers

Ravelers, una agrupación llena de funk, disco, dance y sonidos peruanos

Entiendo que Ed Bird fue parte de este proyecto, y ya no está, ¿se puede saber la razón?

Sólo fueron decisiones que tuvo que tomar la banda en un momento crítico.

Bird participó en este disco.

Sí. Ed nos acompañó desde el inicio. Estuvo junto a la tribu en todo el proceso de búsqueda que hicimos para encontrar nuestro sonido al igual que Jorge Marrou, otro integrante muy importante. Hubo varias cosas, tanto en las canciones como en la banda en sí, que influyeron en los cambios del sonido. A pesar de que ellos no estuvieron en la etapa final, en 2016, buena parte de la participación de ellos en las canciones antiguas quedó en el disco.

¿Fue una pieza clave dentro del grupo?

Sí, todos los que pasaron por la banda lo fueron. Cada uno dejó algo muy importante que finalmente hizo que la banda suene hoy así. Siempre serán importantes para nosotros.

¿Sin Bird en qué ha cambiado el concepto musical, la creación?

El concepto sigue siendo el mismo. Nuestra idea de aportar a nuestro folclor, el de llevar los sonidos de instrumentos peruanos a otros terrenos y de conectar al mundo con la psicodelia y magia de nuestro país siguen iguales. En la creación, ahora hay una cabeza menos y, por ende, todo un universo de ideas menos también. Sin embargo, nuestro folclor nos mantiene siempre sorprendidos por todo lo que nos da. Hay tanto por explorar y las ideas nunca dejan de salir.

¿Cómo ha sido esta etapa ya sin este integrante?

Como toda separación, al principio fue difícil porque era otro integrante de la tribu que debía irse y con él muchos recuerdos que hemos pasado juntos como tribu. Sin embargo, sabíamos que así suceden las cosas. Nosotros seguimos aún más fuertes y nuestro camino se ha marcado más ahora que hemos lanzado nuestro primer material. Hay mucho por hacer.  

Funk, disco, dance, música peruana. Todo esto contiene el disco.

Sí, hay mucho de eso. Estamos de acuerdo. En el camino hemos tomado de muchos ritmos modernos que nos llamaban la atención y creíamos que podíamos emparejarlos con algún ritmo o sonido de nuestro folclor. Nunca hubo reglas en ese aspecto, aunque siempre tratamos de que haya coherencia.  El disco demoró quizá más de lo normal. Fue muy duro en algunas etapas porque llegamos a cambiar canciones por completo, pero hoy estamos contentos con el resultado y eso es lo importante. Son siete vidas que hemos compartido con el mundo. Siete vidas, cada una con una personalidad distinta pero de la misma esencia. Un viaje donde hemos querido mostrar un poco del amor, locura y magia de cada una de nuestras regiones. Cinco canciones han quedado aún en stan by por temas de tiempo y dinero, pero ya esperamos sacarlas pronto o, al menos, tocarlas en nuestros rituales.

Por curiosidad, ¿le tiene algún nombre a su estilo? Y ¿qué tipos de instrumentos tradicionales incorporan?

Creo que hemos experimentado con tanta música que a veces se nos hace difícil describir, con electrónica, dance, indie, son muchas. Hoy simplemente decimos que hacemos postfolk peruano. En el disco hay instrumentos de los Andes como: el pututo, el wajrapuku, tarka, tinya, violín andino, pampa corneta, charango, bandurria andina, bombo andino, quena y saxos huancainos. De la costa: quiajada de burro, cajón peruano. Y finalmente de la selva: pincuyo, maraca shipiba y shaqshas.

¿Hay colaboradores especiales?

En esta oportunidad no.  Pero quizá en el videoclip de alguna de las canciones tengamos algún feat con un artista que querramos. Andamos trabajando en eso.

¿Dónde produjeron y masterizaron el álbum?

El disco se produjo en Amaru Producciones, donde compusimos y grabamos gran parte del material. También una parte fue grabada en EOG Estudios, con el ingeniero Oscar Santisteban Cole. Fue mezclado y masterizado en OSC Audio, por el mismo Oscar.

¿Qué significa Ravelers?

Ravelers nació por viajeros (travelers), pero se decidió sacar la “T” para tener un nombre más propio.  

dance

One comment

  • James Rios Ruiz

    Muy hermoza historia de jovenes perseverantes q lleevan en sus sangre raicez culturales de las etnias q aún mantienen sus vivencias musicales ancestrales el unico q faltaria estuchar el sonido musical del DIDIN y el PIJUANO del Quechua lamisto muchas bendicione

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *