Señor Kino

Señor Kino te invita a saborear su “Limonada rosa”

El proyecto mexicano presenta su primer disco formal con siete temas unidos por el sonido punk, surf y una historia de desamor.


Surf punk, garaje y pop se desprenden del más reciente álbum del grupo mexicano Señor Kino: “Limonada rosa”. Karl Neudert Alatorre (voz, pandereta y composición) nos comentó: “El disco cuenta una historia de desamor adolescente, una ruptura, y el cómo puede ser dulce y amargo a la ves. Es como una limonada rosa”.

El resto del grupo lo integran Carolina Enríquez  (bajo y voz), Sofía León (guitarra rítmica), Ramsés Calderón (guitarra líder) y Erubiel Cuen (batería y maracas). Procedentes de Hermosillo, sus comienzos fueron en 2014 con la incorporación progresiva de sus miembros, quienes fueron cada uno aportando y enriqueciendo el sonido estridente, melódico y playero de Señor Kino.

“Creo que algo que nos representa muy bien. Es la manera en que nos gusta crear melodías dulces para letras tristes, y utilizar efectos como el reverb, chorus, y un poco de synth para darle ese toque de lo-fi y surf que nos gusta. Además, que es muy distintivo de nosotros el vocabulario que usamos para nuestras canciones, coloquial, torpe y gracioso. Pensamos en nuestra música como una fotografía, a veces muy explícita y literal, pero siempre muy fresca”, de esta forma Neudert nos describió ese surf rock juvenil y melancólico a la vez.

La banda mexicana también mostró el videoclip del corte “Verde pastel”, grabado en la playa de San Carlos, el cual está basado en “una ruptura amorosa personal (risas). Es una historia real. La playa me hizo sentir bien después de todo lo que había pasado”, señaló el vocalista y compositor.

“Limonada rosa” es un trabajo independiente, con siete tracks, producido y mezclado por Felipe García, y masterizado por Rodolfo Martínez. Señor Kino piensa continuar componiendo. Por ahora, participarán en el Festival Amalaya de San Carlos, este mes de julio, y tienen previsto otros toques fuera de su ciudad.

Foto principal: Kenneth Neudert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *