107 Faunos Buenos Aires

107 Faunos vuelve a Buenos Aires

El grupo platense regresa a los escenarios porteños tras su gira por España.


El miércoles 26 de junio en La Tangente, la banda platense 107 Faunos celebrará su retorno a Capital Federal luego de una gira consagratoria por España, donde se presentaron en diez ciudades, incluyendo su segunda participación en el mítico Festival Primavera Sound de Barcelona y Sound Isidro, el Festival insignia de Madrid.

El icónico grupo vuelve a Buenos Aires para seguir repasando “Madura el dulce fruto” (2018), su último disco, y adelantar material del siguiente, que será editado en noviembre de este año, a través de su sello, Discos Laptra.

“La gira estuvo buenísima, la pasamos muy bien” comentan los 107 Faunos (respuestas en unidad, sin firma individual) devueltos al territorio argentino tras su paso por el viejo continente.

“Nos gustan algunos festivales y los recitales intimistas”, explican sobre el contraste que significa la propuesta outdoors de los festivales y los climas de cercanía con el público que el grupo sabe generar en sus conciertos. “El Primavera Sound es genial, la pasamos muy bien ahí. Creo que preferimos tocar ahí más que en cualquier otro espacio”, agregan, finalizando.

En poco más de 10 años de carrera, la banda compuesta por Mora Sánchez Viamonte en voces y teclados, Pipe Quintans en batería, Juan Pablo Bava en voces y percusiones y los hermanos Félix y Javier Sisti Ripoll, en voces, bajo y guitarra, alimentó la escena musical independiente con canciones rock pop slacker y presentaciones en vivo celebradas y revoltosas. Lejos de las tendencias musicales transitorias los 107 Faunos trabajan sobre lo indecible, buceando perlas en el ruido de fondo de la vida cotidiana. Fundadores del sello Discos Laptra -del cual emergería una camada de bandas fundamentales del paisaje alternativo contemporáneo en Argentina- cuentan con un puñado de seguidores en cada ciudad de Hispanoamérica.

Con cinco trabajos en su haber, los 107 Faunos son un eslabón bien extraño en la cadena de rock argentino. Toman la inocencia propia de todo espíritu experimental e iniciático para llevarla a un estadio libre de solemnidad donde lo lúdico toma protagonismo. Allí explotan en canciones únicas que reconocen distorsión, baile, melancolía, disonancia, amor, amistad y la certeza de ser siempre ellos mismos sin deberle nada a nadie.

En una década de vida siempre mantuvieron un camino bien suyo mientras todo alrededor iba cambiando: la industria, los estilos, las formas de comunicarse, el consumo cultural, etc. ¿Durante esos procesos de cambio la postura de la banda cuál fue? ¿Sigamos en la nuestra sin mirar alrededor? o ¿No nos importa porque nada de eso nos identifica?

La verdad es que nos adaptamos a todos esos cambios, más allá que el estilo de nuestro grupo sea en esencia el mismo. No creemos en el imperativo de cambiar porque cambie el contexto, tenemos un criterio y una retórica definida y hacemos lo que nos gusta con los elementos que mejor nos expresamos, más allá de seguir con interés lo que ocurre musicalmente en el mundo y en la escena local.

El espíritu lúdico es vital en la banda. ¿Esa fue una decisión deliberada desde el vamos o fue algo de lo que tomaron consciencia con el paso del tiempo?

Salió así, quizá como una respuesta a la solemnidad del rock nacional como institución consagrada. Nos acercamos a la música para divertirnos y experimentar con eso.

A finales del año 2018 la banda editó su quinto álbum “Madura el dulce fruto”, una obra gigante y contraria a los standards del indie listening de la escena local, en el que el espíritu lúdico da lugar a un sonido despojado y nítido, y el aspecto lírico se encuentra teñido de gran potencia evocativa.

El concierto del próximo miércoles promete ser un reencuentro con la audiencia porteña además de funcionar como un adelanto del material que verá la luz en la primavera.

Según sus palabras: “Es la segunda parte de Madura el dulce fruto. Lo grabamos en la misma sesión y estaba pensado como un disco doble. Pero no llegamos a mezclar todo así que nos quedó un disco ahí. Es un disco doble en diferido, ahora sale la segunda parte, que dialoga con la primera en diferentes instancias musicales y poéticas”.

107 Faunos Tangente