Andres Landon Foto Guillermo Llamas Altamirano

Andrés Landon habla de «Indias» en entrevista a NoEsFm

El productor chileno Andrés Landon acaba de lanzar su segunda producción «Indias». Es un viaje por sonoridades latinoamericanas que se cuelan entre el indie pop, rock y canción de autor


A un artista inquieto, con muchas cosas en su cabeza, le gusta reinventarse o, al menos, hacer el intento. El multiinstrumentista chileno Andrés Landon tiene un amplio trecho recorrido como productor de varios artistas, y una sólida carrera que le valió la internacionalización gracias al Grammy Latino por la producción del disco «Déjenme llorar», de Carla Morrison, junto a Juan Manuel Torreblanca. Su primer Ep, «Pequeños defectos» (2012), es su incursión en solitario y, si bien, no hay algo que no conozcamos en el terreno indie pop y funky, -está de más de decir que Landon es un maestro en los arreglos-, esta placa discográfica dejó claro otro fuerte del músico, el de la composición.

Como Sonido Landon se presentó en su momento. Ahora usa sólo su nombre en esta nueva entrega, su segundo disco «Indias», apoyado por Intolerancia y Ponk Records. Una vez más, el indie, matices rock, pop, canción de autor y el toque melancólico se realzan. Pero hay un componente que se agrega.  De este material el primer sencillo fue «El público lo pide» y, recientemente, «Pirámide» junto al video. Dejemos que el músico comente a través de NoEsFm.

¿Sigues viviendo en México?

Sí, pero viajo mucho a Chile, se podría decir que ahora estoy en los dos países.

Eres conocido por tu trabajo como productor para otros artistas. En solitario sacaste el Ep «Pequeños defectos» (Sonido Landon), de 2012. Y ahora muestra este disco, «Indias». ¿Se puede decir que este es tu primer disco formal, larga duración?

«Pequeños defectos» tiene ocho canciones, por lo que creo que está ya en la categoría de disco y no de Ep, así que en mi mundo es mi segundo larga duración.

¿»Pequeños defectos» fue producido por ti y con Intolerancia Records?

No, ese disco lo hicimos en 2011 en el antiguo estudio El Artico de Leonel García -Sin Bandera- y fue producido por Arturo «Turra» Medina, ahí Intolerancia funcionó sólo de distribuidor.

Ahora «Indias» es con Intolerancia y Ponk Records.

Así es.

¿Cómo nace este acercamiento con Ponk?

Se dio naturalmente a través del tiempo, lentamente. Ellos siempre estaban pendientes de mi trabajo y de a poco empezamos a hacer cosas juntos, como un concierto que organizaron de Gepe, Ulises Hadjis y yo en Filadelfia o como mi participación en el tributo a David Byrne, hasta que un día se sintió natural trabajar la salida de este disco con ellos.

¿Cómo se da ese proceso de Sonido Landon a Andrés Landon?

Después de muchos altos y bajos normales en este camino de la música independiente, se sintió más fácil seguir con el concepto de solista. Sonido Landon, en mi cabeza, era más una idea de banda.

¿Por qué cambiaste de nombre en tan poco tiempo?

Fue poco tiempo, pero también el cambio fue pequeño, sólo una palabra. Simplemente me dejó de servir la idea de banda. Algo que también pudo haber influido en el cambio fue el hecho de que en México todo lo que lleve “sonido” en el nombre remite a los sonideros que están ligados a la cumbia, entonces quizás a veces eso causaba confusiones.

Andres Landon spotify

 

Se nota que «Indias» sigue la propuesta de «Pequeños defectos»: indie pop, matices rock, canción de autor, electrónica, algunas piezas movidas, otras relajadas. ¿Qué cosas diferencian a «Indias» y, por ende, a Andrés Landon?

«Pequeños defectos» fue hecho a la rápida con el formato estándar de rock: guitarra, bajo teclado, batería. Yo quería pensarlo un poco más, pero el productor, quien tuvo la iniciativa de hacer ese disco, estaba muy seguro de lo que íbamos a hacer. «Indias» es un concepto absolutamente creado por mí, con la ayuda de algunos colegas, claro, pero sobre todo el concepto musical es 100% mío, esa es una diferencia. Por otra parte, en «Indias» hay más ritmos afrodescendientes, latinos, algo de hip hop y la inclusión de sonoridades distintas a las de mi disco anterior, como percusiones y vientos.

Veo que en «Indias« estás tú solo, no hay algún cantante invitado ¿por qué?

Porque soy un cantante muy acomplejado, y creo que si invito a alguien que me gusta me va a decir que no o que sólo lo va a hacer por amistad, y me evito eso no invitando a nadie. Después lloro en posición fetal.

¿No hay colaboradores? ¿La masterización, grabación y producción los hiciste tú?

Claro que hay colaboradores, está Miguel Sandoval (México) que tocó contrabajo en dos canciones, está Sol Pereyra -cantautora argentina y por muchos años músico de Julieta Venegas- en la trompeta en dos canciones también, Cristóbal Tobar (Chile) en las baterías y siempre presente en todos los procesos musicales, Lucio de los Santos (Argentina)  -de Sonido Gallo Negro- en las flautas. Luego, en el estudio de Intolerancia grabamos las baterías con Roy Cañedo como ingeniero, de la mítica banda Thermo, además de ser un muy buen cantautor. Con él hicimos toda la postproducción y mezcla en la que también participó Gerry Rosado, siendo él quien lo masterizó.

¿Sólo se grabó en el estudio de Intolerancia?

Algunas cosas fueron grabadas en el estudio de Intolerancia como las baterías, los contrabajos y un tema completo: «No lo puedo explicar». Pero el grueso fue grabado en Estudios Shirley Bubbles, que es el estudio de mi casa.

¿Por qué se llama «Indias»?

Por la inclusión de ritmos y texturas más latinoamericanos, pero, sobre todo, por la idea de salir en busca de una cosa y encontrarse con otra completamente distinta, como pasó con los primeros europeos que llegaron a América y la llamaron las Indias durante mucho tiempo.

¿Y qué pensaste para este disco en un primer momento?

Sí, al principio lo iba a hacer prácticamente en vivo y a trío -contrabajo, guitarra y batería-, pero rápidamente me di cuenta de que ese disco del trío en vivo mejor lo hago cuando tenga 50 años y lleve un buen rato tocándolo así. También vi que había mucha música qué meterle para que se entendiera mi concepto estético y musical. A trío me sonaba todo perfecto en mi cabeza, pero a la hora de verlo desde afuera, me di cuenta de que le podía sacar mucho más provecho a las canciones si pensaba más los arreglos en vez de dejarlo todo en manos de la improvisación, y la improvisación me encanta, es la base de mi manera de ver la música, pero no era el momento.

Por otro lado, con este disco aprendí a grabar yo solo, o sea, a hacer las veces de ingeniero de sonido. Hasta ese momento, todos los discos que había producido siempre tenía a un ingeniero a mi lado, ayudando con toda el área que yo no manejaba, softwares, microfonía, etcétera. Como no tenía dinero para hacerlo, me cansé de esperar a que los amigos ingenieros tuvieran tiempo libre para ayudarme y tuve que aprender solo, lo cual fue un salto cuántico en mi oficio de productor.

¿Qué te inspiró en cuanto a letra y sonido?

En cuanto a letra me inspira mi mundo cercano, yo mismo, mis amigos y familia, las cosas que vivo. Y en cuanto a sonido, la verdad no tenía ningún referente en mente, todo lo fuimos haciendo intuitivamente.

Andres Landon / Foto Gian Franco Costa

 

¿Qué efectos positivos trajo en tu carrera el Grammy Latino?

Me trajo más trabajo en producción musical, que para mí es más bien arreglos y conceptualización, cosa que jamás planee ya que nunca me propuse ser productor.

¿Y los negativos?

Hasta ahora no ha habido efectos negativos.

¿Tu carrera cambió completamente con ese premio?

Cambió porque fui reconocido como productor, lo que me abrió una veta que no estaba en mis planes, me empezaron a buscar por mis ideas musicales.

¿Sigues trabajando con Morrison y Torreblanca?

No, ahora sólo nos vemos para conversar, fiestear y pasarla bien.

¿Con quiénes estás trabajando ahorita?

Ahora estoy trabajando el nuevo disco de Mariel Mariel de Chile y Carolina Nissen, también de Chile, y estoy en conversaciones con un par de proyectos más de Chile y Colombia.

¿Con quiénes te gustaría trabajar como productor o invitarlo a cantar?

Con Chet Baker, pero eso va a estar difícil (risas).

¿Qué músico o grupo venezolano te ha llamado la atención?

A los que más conozco son a Ulises Hadjis y a Algodón Egipcio, a quienes encuentro muy buenos y con propuestas interesantes y personales. De hecho, hemos trabajado muchas cosas con Ulises, tanto en vivo como en estudio.

¿El próximo sencillo será «Nos hicimos los muertos»?

Sí.

¿Quién produjo y dirigió  el video de «Nos hicimos los muertos»?

Lo realizó Guillermo Llamas, un joven director mexicano con quien he hecho todos mis videos hasta la fecha.

El tema narra una historia, ¿háblame de su contenido, qué te motivó a escribirlo?

Es una mezcla entre una historia personal y «Kill Bill». Cuando estaba escribiendo la letra estaban pasando esa película en la televisión y yo la tenía en mute, las imágenes me fueron sacando la letra.

Entiendo que el disco iba a ser lanzado el pasado viernes 8 de abril.

Hubo un problema con la salida en plataformas que no sé bien qué es, así que movimos el estreno para otro día.

¿Sólo lo presentarás en formato digital?

Va a estar en todas las plataformas digitales para el streaming, también estará a la venta para descargarlo. Los físicos van a salir más adelante al igual que los vinilos.

¿Colocarás algún tema con descarga gratuita?

No lo sé todavía.

¿Harás más videos? ¿De qué otros temas?

Me encantaría hacer un video para cada tema, pero vamos a ir viendo si es posible, por lo pronto, el próximo será para «Que gente más pesá».

¿Qué más proyectos tiene Andrés Landon para este año?

Seguir trabajando en el estudio en música nueva tanto para mí como para otros autores. Me gustaría pulir este disco en vivo tocándolo lo más posible, y seguiré viajando y tocando con mi otro proyecto Mariel Mariel.


.