Cállese Hombre Horrible

Cállese Hombre Horrible presenta video y toca en Casa Brava

Arrancando un mes plagado de novedades, Cállese Hombre Horrible acaba de lanzar el video de “Mudanza” y se alista para tocar por primera vez en Casa Brava este viernes 13 de marzo


Cállese Hombre Horrible es una banda rosarina que desde hace poco más de tres años habita los escenarios de la ciudad, gestando un universo propio que va más allá de las canciones.

Buscando desarrollar una identidad propia a fuerza constante de recitales, demos, estudios, fiestas y ensayos, la banda vive un periodo de evolución que comienza a rendir frutos. La llegada del reciente EP “Ser débil y moverse” es prueba férrea de la constancia y el trabajo dedicado que el quinteto viene desarrollando junto al productor Ignacio Molinos (integrante de Matilda y Tensión, productor de AguaViva, Puesto en Marte, Alto Guiso, Rosedal, entre otrxs).

Con experiencia y claridad, Molinos parece haber depurado a la banda, optando por dejar de lado tanta fanfarria para enfocarlos en las canciones, guiándolos hacia un correcto equilibrio de elementos.

Mientras que la gacetilla que acompaña al lanzamiento de “Ser débil y moverse” se refiere a un indie litoraleño, cada play revela que las canciones abrevan en una raíz de guitarras melancólicas y de nostalgia reflexiva que por décadas tuvo brotes tan diferentes como Manal, Los Piojos, algunos retazos de Ariel Minimal y, más recientemente, Los Espíritus.

Cada década tendrá su forma de describirlo. Cada movimiento estético sabrá la forma más correcta de apuntarlo. Pero hay algo universal en las dos canciones del EP. “La tumba de las luciérnagas” y “Mudanza” tratan acerca de destierro; identidad; agonía de la adolescencia; nostalgia por lo que ya no es; incertidumbre por lo que habrá de venir.

Con un EP todavía bien fresco, un video recién estrenado y un viernes por la noche que los verá subirse al escenario de Casa Brava por primera vez, Cállese Hombre Horrible arranca el 2020 a paso firme, con proyectos y una velocidad que, sin mucha preocupación, es bienvenida.

“Este año queremos conquistar el sol con este disco nuevo. También tocar mucho y hacer esa Fiesta Horrible intergaláctica y surreal. Tenemos muchas cosas en la cabeza, nos armamos nuestra salita de ensayo propia y las ganas de crear por suerte no paran. La familia horrible tiene buenos pálpitos para este comienzo de década”, comenta Camalote Kid, vocalista, compositor y guitarrista del grupo.

Camalote Kid (o Andrés) es quien está a cargo de crear las letras y de desarrollar las estructuras armónicas que sirven de base para que, más tarde, el grupo las convierta en una canción. Según remarca, siempre hay una puesta en común para ver cuáles temas van mejor con el deseo de la banda. Después de eso, llega la etapa en la sala de ensayo, “deformando y formando arreglos y sonidos”.

Sobre la dinámica de construcción grupal, Camalote observa que “tenemos la confianza como para meter un poco la cuchara en el instrumento del otro. A veces se forman largas jornadas democráticas de cómo debería ir tal o cual sonido”. Finalmente, el cantante agrega: “Mediante ese trabajo colectivo nos influenciamos mutuamente en gustos y en sentimientos. De todas maneras no descartamos que en un futuro la forma de componer sea otra”.

– La banda tiene una identidad lúdica, tanto en lo estético como en recursos poéticos que tiran al humor y al quiebre de la solemnidad. Sin embargo, hay un gris en las canciones del EP, especialmente en “Mudanza”. Eso marca un momento en su camino.

Si somos bastantes conscientes de eso, incluso es una de las razones principales por las cuales nació “Ser débil y moverse”, sentíamos que esas dos canciones estaban cargadas con un extra de melancolía que no iba con el disco que se viene para este año. Ese sentimiento siempre está presente e incluso muchas veces lo combatimos, intentamos disfrazarlo con música más bailable o enérgica y en este material nuevo que vamos a lanzar se va a notar mucho más esa lucha de emociones. No renegamos de esa melancolía casi inevitable pero tampoco es una bandera.

– ¿Cómo fue el proceso de grabación del EP en la Mansión Mutante? ¿Qué aprendieron trabajando junto al productor Ignacio Molinos?

El proceso fundamental, como te decíamos, fue darnos cuenta que esas dos canciones no tenían la misma energía que el resto de las canciones. El disco de este 2020 tiene un concepto definido que vamos a ir develando en estos meses y la decisión de un nuevo EP tuvo que ver con un sentimiento general que estaba atravesando la banda a finales del año pasado, tres de nosotros nos mudamos y cerramos ciclos en nuestras vidas, fue como marcar un final y un nuevo horizonte. Nacho nos ayudó a plasmar todo esto desde lo técnico y desde lo artístico, también otras personas lo hicieron, pero fue él quien nos enseñó y todavía nos enseña a ser más eficaces, a aprovechar el tiempo, a ser más ordenados y seleccionar detalladamente los recursos: ¡menos es más!

A pesar lo de irresistible del nombre Cállese Hombre Horrible, hoy al grupo se la conoce informalmente de dos formas: “Los horribles” o “Cállese”. La banda arrancó su camino en el año 2017 optando por pensarse a sí misma como una agrupación de “indie litoraleña” con influencias eclécticas, alejándose de las etiquetas fáciles.

Al experimentar a la banda en vivo, el público podía percibir elementos de folk, funk, canción y destellos más coloridos. La fórmula (en desarrollo) no se limitaba únicamente a lo musical, puesto que en el juego entraban guiños lúdicos al mundo audiovisual y a lo performático. Todo eso, en distintas medidas, fue generando un universo propio que hasta la actualidad el grupo viene desarrollando y afinando la sintonía, a medida que caminan.

En 2018 publican “Tape“, su primer trabajo. Esas cuatro canciones fueron grabadas en Fructuoso Record Club, junto al ingeniero Ezequiel Fructuoso.

Como parte considerable del universo del grupo se debe destacar la “Fiesta Horrible”, encuentro donde la música en vivo se entremezcla (y potencia) con DJs, glitter, intervenciones artísticas y un espíritu de libertad.

Así, entre conciertos, fiestas e invitaciones a algunos festivales, Cállese Hombre Horrible pasó el 2019 tocando en Rosario y visitando otras ciudades de las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Santa Fe.

– Como banda tienen un camino de unos pocos años, pero en su actividad en vivo supieron formar eventos atractivos que combinan reci + fiesta + performance. Al recital le sumaron actividades extras para hacer que el evento funcione como encuentro. ¿Creen que es necesario lograr eso para lograr el acercamiento de diferentes públicos?

Totalmente. Es una preocupación principal cada vez que vamos a dar un show. Siempre estamos pensando en dar una propuesta diferente que genere un impacto o experiencia extra a lo musical. Sabemos que es algo difícil de lograr con poco presupuesto o en fechas compartidas que nos invitan o tienen una logística más diferente, pero siempre tratamos a este asunto con mucha relevancia, intentamos incluir artistas ajenxs a la banda que nos aporten una mirada distinta, desde poesía hasta performance, de malabares con fuego hasta djs de géneros amplios y desde cotillón hasta el famoso Pico Dulce. Nos encanta pensar en estas cosas.

– El año pasado lanzaron un remix (junto a video) de unas de sus canciones, tomando por sorpresa a su público. ¿Les interesa ser identificados con un sonido en particular o prefieren sorprender?

No lo habíamos pensado realmente pero es una linda pregunta. Sorprender, creemos que nos llama más la atención que encasillarnos en un género o estética, más bien estamos buscando algo genuino si puede nombrarse de alguna manera. El remix surgió de nuevas influencias que estábamos incorporando de la música electrónica y de esto de incorporar artistas que admiramos a nuestras obras, Paulo Carignano sin dudas en uno de ellxs y también, por ejemplo, Lautaro Ravicini con quien trabajamos varios videos. Nos ceba mucho conectar con esta gente tan talentosa, por ejemplo para el arte del disco por venir contamos con la producción y dirección artística de Emanuel Joel, la fotografía exquisita de Yamila Suárez, performers tan talentosxs como Merlina Menta, Limma Limmon y Elfo Domésticx. Estamos cebados con la gente increíble que sumamos a nuestros proyectos además de quienes siguen desde el comienzo y nos ayudan siempre.

– Sobre finales de 2019 fueron parte del festival Núcleo. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Son parte del colectivo?

Fue un cierre de año tremendo, compartir esa movida interdisciplinaria con artistas tan piolas de Rosario fue algo único. Cuando arrancamos con la banda realmente no teníamos casi vínculo con otras bandas o artistas de acá y 2019 fue un año de conocer y admirar mucho la movida local. Ninguno de nosotros es rosarino por lo que nuestro acercamiento fue siempre un poco a paso lento y extranjero pero el año pasado sentimos que realmente adoptamos a esta ciudad como nuestra casa, acá pasan cosas muy grosas y es zarpado empezar a formar parte de todo eso, estamos muy contentos de que nos hayan invitado a formar parte de Núcleo, y si bien aportamos desde donde podemos o nos da el tiempo, nos consideramos parte por la calidez del espacio y los vínculos.

– Gestionando siempre desde la independencia, ¿qué obstáculos se encuentran en la movida rosarina?

Cuando empezamos con la banda no pensamos en este tipo de cosas, pero desde que estamos insertos un poco más en la escena de la ciudad pudimos notar grandes dificultades que atravesamos todxs lxs artistas en general, desde la falta de espacios habilitados y con arreglos monetarios justos hasta incluso factores más culturales como el gusto social hegemónico que está puesto en otro lugar. Esta es una ciudad cargada de artistas con propuestas increíbles, pero sin un circuito donde puedan crecer. Por ejemplo el inminente cierre del Club 1518 es tristísimo y simbólico de todo esto que hablábamos, una situación preocupante para la cultura. Si seguimos caminando es en su mayor medida por amor al arte y gracias a los afectos que se generan en el proceso, es lo que nos mantiene en el camino.