fbpx
Deschu presenta Leslie Nielsen

Deschu presenta “Leslie Nielsen”, una oda low-fi al calor hogareño

El músico misionero comparte nueva canción inspirada en la estación de otoño y que recuerda al comediante norteamericano

Pablo Deschutter es un músico argentino nacido en Misiones e instalado en Rosario desde hace más de diez años. Tiene varios alias conocidos, Deschu, El Deschu, Pal Das Shutter y durante un tiempo tuvo un grupo de cómplices, Los Zagueros Centrales. Junto a esa banda defendió por un tiempo las canciones de “Este no es tu barrio”, desventuras sobre amistad, cerveza, desamor y postales de una ciudad cómplice.

Deschutter es un hombre de formación musical académica completa que alguna vez supo ir a fondo con el estudio de las bondades de la armonía, pero luego se decantó por otros caminos. Dejando en claro que en la vida no hay ninguna ruta segura, en su bio de Bandcamp revela que “mi sueño era ser futbolista pero me sale mejor esto de escribir canciones”.

Su último tema, “Leslie Nielsen”, se desprende de un feeling DIY, un ejercicio de intimidad donde todo brota de manera espontánea e imparable. “Estaba más al pedo que la mierda así que armé esto, lo grabé todo así nomás y lo subí”, apunta este antihéroe ramonero como presentación de “Leslie Nielsen”.

Para que no queden dudas de la espontaneidad, aclara: “Grabado en casa tomando birra, inspirado en las canciones de mi amiguero Hombre de Color”. La referencia a Hombre de Color, apunta a una amistad, por supuesto, pero también al proyecto solista de Jota, músico rosarino participe de las bandas Daddy Rocks y La Metamorfosis Del Vampiro, que en los últimos años llevó adelante un irresistible sonido casero con discos como “Los chinos de mi barrio” y “Crema espacial”.

“Leslie Nielsen” es un gesto folk en clave low-fi. Priorizando su espontaneidad, Deschutter graba guitarras y una percusión básica, entregando una canción que, en las palabras, es una oda al calor humano y la cotidianeidad que hace un hogar a una casa.

Otoño, emuladores de Sega, ciencia ficción de la era VHS, repeticiones tan hartantes como imperdibles por la televisión de cable.

Deschu transporta su calidez hacia los oídos de cualquiera que quiera escuchar. Uno de esos gestos que en la crudeza de inviernos turbios lo convierte, una vez más, en el antihéroe predilecto de los espíritus sensibles y renegados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: