Encuentros del Otro Río

Encuentros del Otro Río: calor musical para el invierno sudamericano

Desde argentina el sello Polvo Bureau celebra una noche donde el nuevo pop toma el control


Polvo Bureau es un sello disquero independiente de la ciudad de Rosario, Santa Fe, Argentina. Según su descripción en Bandcamp, el sello está “comprometido con la búsqueda y difusión de nuevas tendencias de Latinoamérica, la galaxia y sus alrededores”. No extraña que cuando se recorren sus más de treinta lanzamientos encuentre artistas nativos de Rosario, Córdoba, Entre Ríos, Misiones y hasta de Santiago de Chile.

En ese mismo catálogo, elaborado en casi nueve años de vida, se advierten aproximaciones géneros como el noise, canción folk, improvisación, ruidismo, hardcore, electrónica experimental, pop, low fi, rock y mucho más. Como prueba contundente de su amplitud, se encuentra hasta un álbum navideño, integrado por canciones originales de los grupos del sello e invitados especiales.

Además de su producción musical y las bandas que gestiona, Polvo Bureau creó el festival de música independiente más importante de la ciudad y la región, Otro Río, que desde hace seis años se celebra junto al Paraná, en una jornada con entrada gratuita desde la tarde hasta bien entrada la noche.

Al principio Otro Río se formó como un festival de sellos independientes, albergando labels rosarinas y de todo el país. Tiempo después el encuentro de sellos evolucionó en un encuentro de micro escenas, representativas de la ciudad pero también de otras usinas musicales argentinas como Córdoba, Buenos Aires, La Plata y más.

Dejando de lado todo cerco geográfico y con el corazón puesto en la música, grupos de Chile y España aterrizaron en el festival para deleitar a fans y neófitos que encontraban nuevas canciones para seguir explayando su romance melómano. No tardó mucho tiempo para que el representativo Otro Río generase un ciclo hermano que atomice parte del espíritu del festival en distintas fechas del año, gestionando la llegada de bandas impensadas a la ciudad de Rosario. Así nació Encuentros del Otro Río, ciclo que presentó a grupos como Walter TV de Canadá, los mexicanos de Little Jesus y Clubz, y el antihéroe punkabilly de Tall Juan desde EEUU, en otros.

Encuentros del Otro Río Poster




Coherente a una tradición de vanguardia, el nuevo capítulo de Encuentros del Otro Río tendrá protagonistas de múltiples latitudes: Francisco Victoria desde Chile, Violeta Castillo de Buenos Aires y los créditos locales, Chimo y Fede Leites. La cita es el viernes 24 de agosto en Mono Club de Música, espacio que viene albergando buena parte de la acción musical joven.

“Es una grilla amplia y diversa”, apunta Valentín Prieto, uno de los cerebros del sello y bajista del grupo Chimo, sobre la fecha que se viene.

“Encuentros del Otro Río es un ciclo hermano de Otro Río bastante discontinuo, porque solo lo armamos cuando vemos que surge la chance inédita de traer a Rosario a algún artista de Latinoamérica cuya música se adecue al perfil que venimos manejando de todos estos años. Dicho lo cual, el formato siempre respeta la dinámica de que estos artistas compartan en Rosario con sus pares locales, y si da el presupuesto para invitar a alguien de otra parte del país que también tenga que ver con ese universo (en este caso, Violeta Castillo) se arma ahí ya un line up bastante peculiar.

“Estos encuentros nos encantan, y nos gustaría poder hacerlos más seguido, pero casi todas son iniciativas que dependen de otros factores” comenta Prieto, que acto seguido, detalla parte de la logística organizativa. “En este caso particular, se contactó con nosotros la gente que organiza el festival Nueva Generación, que suele hacerse en Córdoba. Ellos quedaron recopados con el hecho de que hayamos podido armarle a Clubz un sideshow paralelo al Lollapalooza. Ellos hicieron lo mismo con Nati Peluso, y le armaron una regira. Quedó la buena onda por ese lado, y cuando surgió la chance de armar la primera gira de Francisco Victoria nos llamaron para sumar Rosario a la grilla”.


“En Argentina, la industria del rock le sigue rezando a la tumba de Cerati para poder generar ganancias”


Francisco Victoria es el nuevo eslabón de la cadena de pop chileno que viene generando frescura en la música iberoamericana en los últimos años. Lo curioso es que en Chile, ante cada nuevo artista y el ruido que generan sus respectivas producciones, nunca se aquietan las aguas, siempre se sigue renovando la escena. Desde tu perspectiva siendo partícipe de un sello, ¿cómo ves eso?

Lo que más me fascina de la escena de Chile además de la calidad es que tiene un público consolidado para la música nueva. Eso permite que la escena crezca, No soy muy conocedor del tema, pero si ves la lista oficial de Spotify de “Made in Chile” ves a todas las bandas y artistas jóvenes y alternativos: Ases Falsos, Alex Andwandter, Niños del Cerro, y un largo etc. La lista de Made in Argentina de Spotify tiene a Las Pelotas, Divididos, Cerati. La industria le sigue dando la espalda aquí en Argentina a las bandas jóvenes de rock. En otros géneros y movidas es distinto.

Pasa lo mismo con los festivales grandes que se hacen en Chile. En la cuota local nunca están los dinosaurios. Esa es la máxima diferencia que noto con Argentina. Te pueden gustar más o menos los artistas chilenos, pero lograron que la música que se conoce de su país sea la música alternativa y joven, y hacen una industria alrededor de eso. Acá en Argentina, la industria del rock le sigue rezando a la tumba de Cerati para poder generar ganancias. Si mirás los premios Gardel y luego los premios Pulsar -de Chile, similar a los Gardel- esa diferencia de la que te hablo también está muy presente.

Mientras el 2018 progresa, Polvo Bureau enumera fechas transcurridas en Rosario, Córdoba, La Plata y CABA, mientras que además cuenta con discos recientes como el no wave de “¿Qué hay que hacer?” de Korben Dallas y uno de los discos del año: “Ojos cuadrados” de Mi Nave.

El cuarto trabajo del quinteto dream pop llegó sobre finales de junio recibiendo excelentes críticas por los medios y fue acogido con calor por parte de los fans. Oficialmente fue presentado primero de manera local, en la Sala de las Artes, y pocos días después llegó el turno de Capital Federal, en La Confitería.

“El lanzamiento de “Ojos cuadrados” fue un laburazo. Hicimos presentación en Rosario y Buenos Aires casi en simultáneo. Jamás en la historia del sello habíamos hecho algo semejante. Que un grupo de la ciudad llegue a editar cuatro discos me parece una gesta que ameritaba el esfuerzo”, señala Prieto entusiasmado.

Mientras la economía argentina deambula sin encontrar estabilidad y vuelve imposible cualquier planeamiento a largo plazo, Polvo prepara novedades en el silencio de la concentración. “El futuro, como siempre, es incierto”, apunta Prieto, precavido.

“Creo que el roster actual del sello está con los discos de larga duración aún muy recientes, así que lo que más se viene son estrenos de videos y simples que acompañen esos videos”, confía e inmediatamente enumera la seguidilla de novedades que depara el resto del 2018 para Polvo: “Tenemos de acá a fin de año lanzamiento de simples y maxi simples de Valle, Camperas, Chimo, Perro Fantasma, y posiblemente algún que otro debut inesperado”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *