Los Cuentos de la Buena Pipa

Los Cuentos de la Buena Pipa celebran una década de vida entre fusión e hipnosis

Desde Argentina Los Cuentos de la Buena Pipa están celebrando una década de vida. Diez años con el deseo puesto en la fusión y en una curiosidad musical que cada nueva etapa muestra como un ejemplo de superación y de constante redescubrimiento grupal e individual


Desde sus inicios, la banda apuesta a la conexión espiritista entre cuerpo y ritmo donde el adentro individual brota en un ritual que hermana a los anónimos en un baile nocturno. Esa conexión entre música y cuerpos siempre supo nacer de manera expansiva desde el mismo núcleo del grupo sobre el escenario y desde allí sumiendo a todos en un mismo trance. En palabras más sencillas, la conexión surge entre los integrantes de Los Cuentos de la Buena Pipa y desde allí, captura a cada uno de los presentes. Un sentimiento de liberación viene con cada recital. Más que un concierto, más que una fiesta, se podría hablar de una experiencia ritual.

Mediante esa alquimia del vivo y elementos estéticos del cine, el teatro, la literatura, la cultura pop y la sabiduría popular, el grupo supo construir una identidad única en la ciudad de Rosario. Con el tiempo, el deseo de experimentación y de cruce de elementos, llevaría a Los Cuentos de la Buena Pipa a encontrarse con un puñado de artistas catalizados por las mismas inquietudes para formar un sello colectivo, Rompe.

En el marco de su cumpleaños, con una primera fecha en Mono con localidades agotadas, reaparece un segundo show en Club 1518 que permite seguir celebrando y funciona, al mismo tiempo, como oportunidad para adelantar parte del nuevo material que será editado en el primer trimestre del inminente 2019.

El simple “La ola”, una construcción rica en arreglos y detalles para descubrir en cada escucha, fue lanzado hace casi dos meses como primer adelanto del nuevo disco.

Sobre el álbum que está por venir, E’Bo, a cargo de la voz y la guitarra, explica que “básicamente dijimos por primera vez “hagamos un disco”. Antes, las grabaciones llegaban cuando los temas ya estaban cerrados y muy tocados. Ahora fue al revés, en octubre de 2017 nos encerramos cinco días en un casita cerca de Rosario para improvisar y nos trajimos 90 tracks. Lo escuchamos mucho, lápiz y papel en mano, y fuimos buscando los momentos donde estuvimos más encontrados, elegimos 40, después 20 y así, empezamos a trabajarlos con mucho ensayo y maqueteo”.

“Ahora estamos cerrando 12 temas, no sabemos cuántos van a quedar ni cómo lo vamos a editar pero el proceso es nuevo y muy gratificante. A veces nos gana la ansiedad pero en el fondo sabemos que estamos haciendo lo que nos gusta y lo mejor que podemos así que eso nos tranquiliza”, agrega sobre el material que será lanzado en el mes de febrero.

Diez años de música

La celebración por el aniversario del grupo tiene una nueva fecha, este sábado 8 de diciembre en Club 1518. Según un comunicado del grupo en su cuenta de Facebook será “un festejo extendido donde repasarán las canciones de “Así gritó el dictador” (2012) y “¿Qué es el laberinto?” (2015) y adelantarán temas del tercer disco, próximo a editarse”.

El grupo surgió en una época en que Rosario estaba saliendo de una movida de mucha música étnica y percusiva, me refiero a los grupos que hacían fusión o sonidos balcánicos. Más tarde, compartieron todos estos años de la movida indie. Sin embargo, ustedes nunca se quedaron cómodos en una movida o etiqueta. Siempre compartieron escenario con diferentes bandas y apostaron por un sonido propio, en generar algo bien personal. ¿Se notaron siempre al costado de las tendencias? ¿Se sintieron diferentes?

E’Bo: Lo que pasa es que antes que la música siempre estuvo la necesidad de decir, de expresar, como sea, como podamos y para eso buscamos siempre un lenguaje propio, sino no lo sentiríamos genuino.

Kolia (bajo): Yo creo que siempre hicimos lo que quisimos sin importar mucho lo que pase alrededor, pero siempre fuimos conscientes de lo que pasa. Rosario siempre fue una ciudad muy rockera, más allá de lo que esté de moda en determinados momentos, en estos diez años estuvieron de auge el ska, el reggae, la cumbia, los tambores, el funk, ¿el indie es un género?

E’BoTodo lo que pasa alrededor nos nutre, sino no habría diálogo y no nos interesa hacer música para las paredes. Por ejemplo, la movida de tambores y música étnica es algo que tenemos de entrada, siempre tuvimos percusión y apelamos mucho a la repetición con dinámica, es algo que es ancestral. Lo mismo el indie, si lo pensamos como respuesta media burlona hacia las discográficas en decadencia y hacia el eterno reflote de los dinosaurios del rock nosotros estamos re influenciados por esa movida. Discos donde suena el timbre en medio de la toma o discos donde hay pifias pero la energía es increíble y se deja tal cual está, nos re influenciaron y eso surge de la independencia a las recetas de como hacer música. Ahora si el indie es un género, una forma de vestir una canción o una forma de cantar, ya no nos interesa.

Otra movida, por ejemplo, fue la de la cumbia digital, nosotros ya veníamos haciendo cumbia a nuestra manera, pero cuando nos llegaron los primeros mixtapes del sello ZZK nos volaron la cabeza y mucho de eso puede aparecer en nuestra música, ahora nunca fuimos una banda de cumbia electrónica ni lo vamos a ser. Todo nos repercute pero no nos cierra para nada lo de hacer o pertenecer a tal movida. Además, y por sobre todo, eso nunca nos impidió compartir escenario y producción con muchísimas bandas de muchos estilos diferentes, lo humano está por sobre todo.

El núcleo de Los Cuentos de la Buena Pipa está en el vivo. Durante los recis ustedes entran en un mood contagioso que arrastra a todos los presentes. Eso sucede en cada recital, sin importar el tiempo del set, ni el lugar. ¿Esa fue una decisión tomada desde el vamos o algo que surgió porque ustedes mismos se dejaban llevar y lo transmitían al público?

E’Bo: Desde el vamos, nunca nos propusimos hacer una banda de rock para grabar discos o hacer canciones, la búsqueda siempre fue al vivo. En los comienzos, sobre todo, que mezclábamos con otras disciplinas. Pero ahora que concentramos toda nuestra energía en lo musical la esencia sigue siendo la misma. Además nos acompaña un grupo humano muy grande con el que trabajamos las puestas desde lo visual y plástico.

Kolia: Respecto a lo musical, lo que se escucha es el resultado de horas y horas en la sala de ensayo, muchas de esas horas fueron improvisando y zapando, dejándonos llevar como bien decís.

E’Bo: Claro, todo lo que hacemos surge de la improvisación, o sea que primero nos tiene que pasar algo a nosotros para que lo trabajemos hasta presentarlo en un recital, entonces, quizás algo de esa energía se transmite en el vivo y contagie. No lo sabemos, pero sí se nota mucho cuando la gente está prendida.

Los Cuentos de la Buena Pipa

Rompe, una apuesta por la diversidad.

Los cuentos de la Buena Pipa integra el sello independiente Rompe, que en los últimos años apuesta por una diversidad estética que conjuga desde el punk rock de Lora Porro, pasando por el synth pop de Aguaviva y hasta la búsqueda por una canción litoraleña progresiva de COLONIkOCOLOkIO y el rock valvular de Cepillo.

Guiados por la autogestión y con un catálogo en constante ampliación, la búsqueda de Rompe sigue su rumbo a pesar de un contexto negativo de inflación y recesión.

Apostando a la autogestión encontraron bandas hermanas y formaron el sello Rompe. ¿Cómo surge la idea de armar el sello?

Kolia: La idea del sello surge en el año 2015, después de compartir experiencias con varias bandas de la ciudad, con algunas encontramos puntos en común y formas de trabajar similares, más allá de los estilos. La idea fue potenciar el trabajo de cada grupo con una herramienta colectiva. De entrada, Rompe funcionó más como una plataforma de producción colectiva que como un sello propiamente dicho. Realizamos varios festivales y ciclos antes de concretar ediciones de discos, que finalmente llegó. En 2016, con Espacio Santafesino (Subsidio cultural de la provincia de Santa Fe), logramos la edición de cuatro discos de forma oficial (Cepillo, Aguaviva, COLONIkOCOLOkIO y Lora Porro). Algo que nos destacaron en la devolución fue que muchos sellos se armaban para esas convocatorias, pero que en nuestro caso ya conocían nuestro trabajo previo.

E’Bo: Este año presentamos “Sintético” de Franco Scherer y Chic chiqui chic de Rosarito y su Orquesta Midi, dos discos que yo personalmente disfruto mucho y recomiendo, están para descarga gratuita en nuestro bandcamp. Además están por salir también el nuevo EP de Lora Porro, “Ya fue”, y el primer disco de Dante Scarpone, “Normal”.

Los Cuentos de la Buena Pipa Los Cuentos de la Buena Pipa Los Cuentos de la Buena Pipa 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *