Johnny Hallyday

Muere Johnny Hallyday, ícono del rock francés

Johnny Hallyday fue capaz de llenar estadios hasta el final de su carrera. Muchos lo comparan con Elvis Presley llamándolo: “El Elvis francés”. 


Johnny Hallyday murió la madrugada del miércoles de un cáncer de pulmón. Tras 57 años de carrera, el cantante seguía activo y trabajaba en un nuevo álbum. Jean Philippe Smet, su verdadero nombre, era una verdadera institución en Francia que rebasaba ampliamente la esfera de la música popular.

Eduardo Olivares, periodista chileno radicado en Francia y critico musical, nos dio las claves para entender este verdadero fenómeno popular.

RFI: Johnny Hallyday fue capáz de llenar estadios hasta el final de su carrera. Muchos lo comparan con Elvis Presley llamándolo: “El Elvis francés”. ¿Son dos figuras comparables?

Eduardo Olivares: Es una comparación pertinente, porque sin duda la relación del público francés y la sociedad francesa con Johnny se parece bastante a la que tiene el público y los fans estadounidenses con Elvis. Con el Elvis vivo y con el Elvis muerto. También hay una cosa en común que es la más fuerte, que es el rock and roll. No solo como música, cómo estilo musical sino también como un modo de vida, porque Johnny al igual que Elvis interpretó no solo rock and roll. Algunos de sus mayores éxitos no son necesariamente canciones rockeras, había algo de eso que los franceses llaman “rock and roll attitude”. Ambos tenían una actitud rock, un modo de vida, una manera de ser que se parecían en eso. Sin contar el hecho de que ambos tuvieron una infancia difícil, y que de alguna manera, son personajes salvados gracias al rock de un destino más complicado. Todo eso justifica ampliamente la comparación entre ambos.

RFI: Johnny atravesó diferentes períodos y modas musicales gozando siempre de la fidelidad de su público, un público prácticamente de todas las edades..

Sí porque tuvo una manera de enfrentar su carrera bastante inteligente hay grandes éxitos que son suyos, otros son adaptaciones de canciones internacionales, recuerdo que en los años 60 en Chile se oía “Black is black” que Johnny convirtió en ‘Noir c’est noir’ (negro es negro), además trabajó con muchos de los grandes compositores franceses que compusieron canciones para él. No siempre de rock, y creo que esa versatilidad, esa apertura a diversos tipos de canción y la calidad que él mantenía en todas sus interpretaciones, explica su longevidad. Era un hombre muy curioso e interesado en hacer evolucionar sus shows, muchos de ellos de leyenda, y eso también contribuyó a que gente de distintas edades lo considera siempre como un cantante de actualidad.

RFI: Aparte de ‘Black is black’, que otras canciones serían parte del patrimonio nacional.

En Francia a partir de los 70 hay canciones como “Ma gueule”, (mi jeta) que era un poco una canción desafío, con la actitud desafiante del rockero, una canción que se transformó en un himno. O una canción muy romántica que no tiene nada que ver con el ritmo y la energía del rock, pero que Johnny interpretaba de manera magistral que se llamaba “Algo de Tennesse” que evocaba al escritor Tennese Williams. De hecho el presidente Macron, en su palabras de homenaje dijo: “Todos tenemos algo de Johnny” queriendo decir que de alguna manera forma parte de algo profundamente francés y creo que efectivamente es así. También hay otras canciones como “Que je t’aime” (Cuanto te amo) que tampoco es una canción rokera…

RFI: Sin embargo una gloria mitigada en el extranjero…

Es verdad que a pesar del hecho de que vivió y vivía parte de su vida en Estados Unidos y que hizo incursiones espectaculares, como sus conciertos en las Vegas donde asistieron más de cinco mil fan franceses; la relación de Johnny Hallyday con los Estados Unidos era una relación ligada a su gusto y amor por el Rock and roll. Incursionó en los Estados pero nunca consiguió enraizar una popularidad, que de todos modos, no es ni la sombra de la que  tenía Francia donde es un verdadero ícono.

RFI: No todo el mundo lo sabe qué incursionó en el cine y nada menos que con directores como Jean Luc Godard y Costa Gavras

Efectivamente ingresó al cine de la mano de cineastas conocidos por su exigencia intelectual como Gavras o Godard, y fue muy sorprendente darse cuenta de que un personaje visto con cierta condescendencia tenía autenticidad y fuerza como actor. Probablemente el carisma que lo convirtió en estrella musical y un talento “brut”, como dirían en Francia. Algo muy espontáneo y natural; eso hizo que su incursión en el cine tuviera un éxito que no se esperaba. Recuerdo comentarios previos a los estrenos donde se temía que Johnny se hubiera equivocado de camino y que fuera rumbo a una catástrofe. Fue todo lo contrario y eso también contribuyó naturalmente a reforzar y enriquecer su imagen ante un público, aún mas numeroso.

Por Orlando Torricelli (NoEsFm, emisora asociada a RFI)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar