Las Taradas

No somos tan solo chicas

Érase una vez el 2010. Una tarde de Sol que rajaba la Tierra. Paula Maffía y Lucy Patané con un ukelele a cuestas, una criolla y dos voces a todo pulmón. Así se formaron Las Taradas, una orquesta íntegramente de mujeres con un solo objetivo: rememorar canciones poco conocidas de los 30s, 40s y 50s.

Mantener la esencia de las décadas-madre de la música y su original sonoridad no son los únicos elementos clave de Las Taradas. Hay pinceladas propias de esta orquestina, y estilos contemporáneos dentro de las canciones.

Hay humor en las letras, canciones nuevas que homenajean a aquellos boleros, al swing y el Chachachá. Pero también interpretan canzonetas napolitanas, cumbia colombiana y rancheras mexicanas.
Lu Martinez con guitarra, voz y contrabajo, Carla Branchini cantando, Mel Muñiz con clarinete, Rosario Baeza en violín, y la percusión de Nati Gavazzo terminan de formar a estas Taradas, que paradójicamente de taradas, no tienen nada.

Estas muchachas cuentan con un solo disco al que llamaron “Son y se hacen”, de producción independiente que se pueden encontrar sólo en algunas disquerías, en el corazón de Buenos Aires.

Las Taradas no solo son la fusión más auténtica de instrumentos que generan que tus pies se muevan constantemente. Son una armonía de voces que juegan entre sí y erizan la piel. Son lo que te hace bailar en cada Centro Cultural que visites en Argentina, y cada vez que quieras recordar por qué amas tanto la música.

@jesignore


 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: