Pérez Prado

Pérez Prado: rock y mambo en su centenario

Un 11 de diciembre de 1917 nacía en Cuba Dámaso Pérez Prado, el rey del mambo. Hoy, a cien años de su nacimiento, lo recordamos con algunas piezas llenas de rock and roll montuno


En el puerto de Matanzas, Cuba, nace el músico, arreglista, director de orquesta y compositor Dámaso Pérez Prado. Pisa tierras mexicanas en 1946, donde desarrolla y difunde uno de los más populares ritmos de la segunda mitad del siglo XX: el mambo, fusión de ritmos afrocubanos.

Pérez Prado también incursionó en otros géneros. Se inició tocando danzones, boleros, jazz y hasta música académica (recordemos que cursó estudios de música clásica con apenas 11 años). Más tarde, junto al mambo, comenzó a jugar con la libertad creativa que este ritmo le ofrecía. Su principal competencia, el rock and roll, se coló en su fructífera experimentación logrando una fusión y un swing inigualable.

Cuando el rock and roll tomó control en los Estados Unidos, en 1958, Pérez Prado lanza «Patricia», un mambo-rock lento, casi indefinible, con un órgano como instrumento principal que dejó boquiabiertos a los norteamericanos. El tema alcanzó el puesto número uno en las listas de música pop, convirtiéndose en todo un clásico para los estadounidenses.

Cabe recordar que su versión de «Cherry Pink (and Apple Blossom White)» fue el sencillo del año en la lista Billboard (1955), logrando superar a «Rock around the clock» de Bill Haley and his Comets.

El éxito de Pérez Prado se desvaneció en los Estados Unidos a principios de 1960, pero no en el resto del planeta, especialmente en Suramérica, Europa y Japón, donde realizó innumerables presentaciones entre los años sesenta y setenta. En 1965 el músico lanzó otro estilo de baile, el dengue, que se convirtió en un exitazo en su Cuba natal. Prado fallece un 14 de septiembre de 1989 en Ciudad de México.