fbpx
Puesto en Marte

Puesto en Marte presenta su disco debut, “Los viajes planeados”

Liderados por Lucas Roma en guitarra y voz –que además de la banda tiene su propio camino como solista y también dirige videos- el cuarteto se completa con Franco Cruces en guitarra, Leandro Taboada en bajo y Emanuel Barria en batería

“Los viajes planeados” es el disco debut de Puesto en Marte, agrupación argentina que desde hace poco más de dos años recorre los escenarios subterráneos de la ciudad de Rosario -junto a las bandas hermanas de su sello independiente Remedio Casero– compartiendo su música con el objetivo de desarrollar una movida colectiva.

Unos veinte segundos después de darle play al flamante lanzamiento de Puesto en Marte un dialogo de ‘La historia sin fin’ –ese clásico inmortal ochentoso que sigue generando devoción hasta hoy- aparece como introducción al despegue de la banda. Inmediatamente, las guitarras toman el control y no cesan hasta el final de “Templo”, un rato más tarde.

La referencia al filme del alemán Wolfgang Petersen parece ser una referencia iniciática para una banda que sabe impregnarse de la electricidad post punk que caracterizó al rock británico a mediados de la década de los 80 y que paulatinamente fue ganando velocidad en un pop guitarrero melódico.

Laburantes declarados y fieles devotos del DIY, los integrantes de Puesto en Marte viven el circuito underground de Rosario como músicos, gestores, cómplices y, tal vez lo más importante, melómanos de la música que se multiplica año tras año. No sorprende, entonces, que varias de las canciones de “Los viajes planeados” funcionen como postales nocturnas de compromiso y disfrute de sus vivencias autogestivas y de la comunión que una nueva ola de agrupaciones jóvenes independientes hoy están disfrutando lejos de las luces del mainstream rosarino (protagonizado por venues cerveceras, bandas tributos y fenómenos social mediáticos).

Rosario y su movimiento

“Fue en ese club donde metimos todas esas fechas, mientras volaban esos vidrios vi crecer a mis amigos / Y ese club salvaje, el que llevamos a todos, nos dio amor aunque perdimos el dinero / Es ahí a donde pertenecemos” canta Roma en “Club salvaje”, canción inspirada en el ciclo nocturno que el grupo realiza con regularidad en la noche rosarina. Lejos de la autoveneración, el tema suena como un amuleto de compromiso y pertenencia a los momentos formativos de los últimos años, generando movida y buscando crear una atmósfera propia, lejos del snobismo y la pose impuesta por el sacramento instagramer que llega luego de cada fin de semana.

“Incendiarnos” aparece como un grito generacional donde los nuevos protagonistas van y toman los espacios apestados de códigos viejos y algo obsoletos: “Nos dieron importancia en los lugares que siempre odiamos de madrugada / Y ese viejo antro nos espera una vez más para incendiarlo”. Lo que en tiempo pasado fue disconformidad y un deseo urgente de cambiar, hoy llega como la anhelada oportunidad, responsabilidad de transformar y medirse con las circunstancias.

Con una opera prima acabada de editar y canciones que merecen interpretarse ante oídos atentos, el viaje de Puesto en Marte recién está comenzando. Veremos hacia dónde llevan su incendio interior. La próxima parada es la presentación del nuevo material, el viernes 19 de octubre, en el Centro Cultural Fito Covelli, junto a Gladyson Panther y Bubis Vayins.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: