Puesto en Marte Incendios

Puesto en Marte: entre viajes e incendios

El grupo argentino sigue promoviendo su disco debut “Los viajes planeados”. Ahora presenta un nuevo video y corte de difusión: “Incendiarnos”.


Puesto en Marte apareció en la escena subterránea rosarina hace unos cuatro años. Sin campañas proselitistas ni autobombo irrumpieron en la movida demostrando un habilidoso diálogo de guitarras melódicas en una clave dinámica de dream pop. Lejos de la búsqueda identitaria que atraviesan los grupos en sus principios, Puesto en Marte presentaba un perfil definido y bien pulido, prueba fiel de un dedicado laburo a puertas cerradas. El camino en vivo fue depurando aún más el sonido de la banda, quitando elementos de ruido y priorizando lo cristalino, favoreciendo lo melódico.

“Antes de que la banda existiera nos juntábamos a escuchar música, investigar bandas nuevas y sonidos que nos llamaran mucho la atención. Empezamos a ver que había toda una movida mundial independiente shoegaze y dream pop que nos estaba fascinando”, recuerda Lucas Roma cantante y guitarrista de la banda.

“Cuando escuchamos los discos de DIIV y Wild Nothing quedamos completamente absorbidos por esos sonidos. Así es como básicamente surgió la idea, que se transformó en un proyecto con algunas canciones y eventualmente en lo que hoy es Puesto en Marte”.

Ajustados, prolijos, midiendo sus limitaciones y potenciando su química, la banda pronto ganó otro nivel de seguridad y dirección al trabajar con el productor Ignacio Molinos (Integrante de Matilda, Tensión y Nacho & El Robot, factótum del sello Soy Mutante por una década). De esos meses de producción en el estudio Mansión Mutante, resultó el disco debut de Puesto en Marte, “Los viajes planeados“.

“Nacho es un referente de la música en la ciudad y un pionero del DIY en la movida rosarina. Principalmente decidimos grabar el disco con él porque es un dedicado y apasionado en lo que hace” comenta Roma. “Siempre está listo para tomar unos mates y darte una mano en lo que sea. Es un capo”, agrega sobre Molinos.

Texturas y armonías interesantes, guitarras que se hablan, algo de melancolía romántica y guiños de cultura pop se entremezclan en las ocho canciones que conforman “Los viajes planeados”. Una electricidad post-punk que caracterizó al rock británico a mediados de la década de los 80 y que paulatinamente fue reconvertido por las nuevas generaciones al embeberlo en ensoñación melódica y reverberante.

“Al principio pensaba que lo que hacíamos era más shoegaze, pero como no había una cuestión completamente definida en cuanto a género nos presentamos como banda post-punk. De hecho en los primeros recitales usábamos mucha más distorsión, guitarras más sucias. Eso lo fuimos cambiando a medida que pasaba el tiempo” detalla Roma sobre el proceso de desarrollo.

“El Club” e “Incendiarnos” son canciones que marcan una consciencia de aquí y ahora, de tomar protagonismo en el presente, sabiéndolo construir con responsabilidad pero también con goce y diversión. Además hay un sentimiento de pertenencia generacional mientras que conoce los días pasados, los tiempos que ayudaron a formar a los hacedores del hoy. Esa consciencia se vislumbra en Puesto en Marte como integrantes de una camada que va gestando un entramado afectivo que ocupa pequeños centros culturales distantes de agendas oficiales, clubes sociales, salas olvidadas y algunas casas que surgen espontáneamente.

Según el cantante y guitarrista “creo que en la mayoría de las letras del disco hay una idea representada, que es la del presente. Estamos viviendo nuestro pequeño instante en la historia y hay que vivirlo. De hecho así arranca el disco con “La historia sin fin”, declarando que somos parte de una historia y que la estamos escribiendo. Otros la escribieron antes y otros la continuarán en el futuro, pero ahora somos nosotros. Todo esto es siempre haciendo referencia a la hermosa movida under que se viene gestando hace varios años en Rosario”.

Video

Puesto en Marte empezó el otoño de manera intensa. Primero compartiendo una noche populosa junto a Kif 4 Kroker, en Plataforma Lavardén. La próxima estación para el grupo es el Festival Salvaje, a realizarse el sábado 25 de mayo en el Galpón de la Música. Allí compartirán escenario junto a Los Robles, Forestar, Cállese Hombre Horrible, Lichi, Pastachuli, Lalalas, Maia Basso y Fluo.

Pero las novedades no se limitan a las fechas en vivo, ya que recientemente la banda estrenó el video de “Incendiarnos”, uno de los cortes de difusión del disco. El clip estuvo a cargo del propio Roma, que en su rol de joven videasta ya está preparando un nuevo trabajo para Torneo de Verano, compañeros de sello en Remedio Casero Discos.

Consciente del aquí y ahora generacional que vive junto a sus colegas del circuito musical, el video está plagado de mensajes sobre entrega la pasional que envuelve la cotidianidad de los hacedores musical de la ciudad de Rosario.

En la narrativa de casi cinco minutos, el video se ve impregnado de diversos jóvenes músicos integrantes de proyectos como Los Cristales, Pastachuli, Jimmy Club, Belarus, Dekadencia y Automatón.

“La intención principal del videoclip era, no solo representar el tema sino a la banda completa y al disco. Es decir, contar lo que pensamos y sentimos siendo parte de la movida indie rosarina. El video cuenta básicamente la historia de una persona que está sumergida y agobiada por la vida cotidiana, y que descubre que tiene contenida y reprimida una fuerza artística que necesita expresar de alguna manera. Y que en este caso está representada por el fuego interior”, explica el cantante, guitarrista y director Lucas Roma.

“El rodaje lo hicimos en tres partes: En la primera escena trate de narrar su vida monótona, el cuestionamiento de esa situación y la necesidad de liberar ese fuego interior. La segunda parte la grabamos en un exterior, narrando esa necesaria liberación dejando atrás el vacío existencial representado por un objeto (el anillo). Ahí traté de mostrar el momento de la creación artística y la interacción entre distintas personas utilizando el amor (en el sentido que uno le quiera dar) como fuerza principal. La tercer parte y final, se grabó en el garaje de la casa de la protagonista, donde invitamos a todas nuestras amigas íntimas y de la música. La idea era representar un acto en el que una artista expone su trabajo, dándolo todo en cada escenario. A ese momento hace referencia la letra con “incendiarnos otra vez, prendernos fuego otra vez”. Y como la idea no era representar solo nuestro trabajo sino rendir tributo a la movida lograda entre todos los músicos del under de la ciudad, los invitamos a ellos a participar. En pocas palabras el videoclip de “Incendiarnos” trata de plasmar mi amor (nuestro amor) por la movida rosarina y narrar el recorrido creativo de una artista y sus etapas: Cuestionamiento, búsqueda, creación y exposición”, concluye Roma.