“Revolver”, medio siglo de impacto visual

Se están cumpliendo cinco décadas de “Revolver”, uno de los álbumes más influyentes en la historia de la música, medio siglo donde lo sonoro se une con lo visual

Todos sabemos lo que representa musicalmente cada uno de los temas de “Revolver”, nombre que no tiene nada que ver con armas de fuego; pero pocas veces pensamos en el alto significado e innovación de esa carátula diseñada por el pintor y músico alemán Klaus Voormann, amigo de Los Beatles desde sus inicios. Pero, ¿qué podemos decir de esa portada? Por una parte, continuaron con algo que iniciaron con “Rubber Soul”, un disco donde en ninguna parte aparece el nombre del artista; y es que ya eran tan conocidos que un dibujo junto a un collage de fotografías era suficiente para identificarlos. Por otro lado, en una era donde imperaba el color en las portadas, se optó por el cautivante blanco y negro con su respectivas tonalidades de grises, aspecto que contrastaría totalmente con el colorido de su siguiente álbum.

La portada de “Revolver” iba a ser diseño de Robert Freeman y el nombre del disco osciló desde “Abracadabra” hasta “Beatles On Safari”, hasta decantarse por un nombre más cautivador, más perenne: “Revolver”. El diseño de Freeman era bastante llamativo y tenía la particularidad del blanco y negro, pero no convenció al grupo ni al equipo de producción.

Y allí aparece un viejo amigo, un antiguo conocido, un artista alemán que llevaba una carrera dedicada a la música y las artes gráficas y tras plantearle una serie de ideas y escuchar algunos de los temas que conformarían esa placa discográfica, elabora un boceto que presenta a los cuatro de Liverpool, Brian Epstein y George Martin.  

En una entrevista realizada en el 2006, Voormann le cuenta al periodista Martin O´Gorman:  “Yo quería poner el diseño más allá de lo normal, hice un borrador en una gran hoja de papel A2, con un montón de diferentes bocetos de las pequeñas cabezas en pluma. Yo no hice una gran representación. Yo fui a verlos con ese pedazo de papel doblado en mi bolsillo y eso fue suficiente, dibuje las caras de memoria “.

Tras presentar el boceto y tener el visto bueno, Voormann comienza a darle forma definitiva a una obra surrealista donde se complementa los dibujos con retratos reales: primero, los ojos de los rostros dibujados los toma de fotos aparecidas en revistas y añade diferentes imágenes agarradas de periódicos, revistas, promocionales e incluso incluye una fotografía que ya había aparecido en la contraportada de “Rubber Soul”, la de George Harrison vestido como un vaquero; también se destaca en la portada los cortes de pelo remarcados y muy vistosos.

revolver boceto

Boceto de “Revolver” por Klaus Voormann

Esta portada le dio un giro al arte gráfico de los discos, ya no se remitió a fotos de los artistas acompañados del nombre del grupo y la grabación. A partir de ese momento se le dio la importancia merecida a la presentación, a lo primero que observaba el consumidor al entrar a la respectiva tienda. Una vez más Los Beatles fueron pioneros y seguirían estableciendo pautas y carátulas como “Revolver”, “Sgt. Pepper”, The Beatles (el famoso “álbum blanco”) o “Abbey Road” ofrecieron conceptos diferentes pero innovadores.

revolver disco

Las ediciones lanzadas en diferentes países tuvieron pocas variaciones respecto a la portada original. Una a destacar es la publicada en la extinta Unión Soviética donde se utilizó el dibujo de Klaus Voormann pero con un collage algo distinto. También se destaca ese extraño cartón gatefold con imágenes a color tomadas del set de fotos del álbum “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, y que también formarían parte de la contraportada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: