fbpx
rockdelux 1984-2020

Rockdelux abandona el camino y dice adiós

La revista independiente nacida en noviembre de 1984, ha anunciado que su edición de mayo será la última de su larga historia

Uno de los medios impresos más importantes de la escena musical española nos deja a sus 35 años, tras una vida trascendental. Ninguna revista ha tenido tanta repercusión como Rockdelux, una editorial fundada en Barcelona dirigida por Santi Carrillo, Juan Cervera y Francesc Vaz.

Rockdelux surgió de las cenizas de la revista Rock Espezial, creada en 1981 por parte del equipo de Vibraciones, publicación de referencia de la década de 1970.

“Este número de Rockdelux (RDL 394) es el último. Se acabó. Después de más de treinta y cinco años (celebrados con el especial de doscientas páginas publicado en noviembre de 2019), la revista dice adiós”, publica la revista en su página web.

“La crisis generalizada que vive la prensa impresa desde hace tiempo ha ido minando un proyecto que siempre se ha mantenido al margen de los grandes grupos editoriales, defendiendo una libertad y una línea de trabajo que se han ido haciendo más difíciles de mantener”.

“Una pequeña editorial como la nuestra siempre ha dependido de dos factores fundamentales: un equilibrio entre ventas en quioscos (cada vez más escasos) e ingresos de publicidad. Este equilibrio lleva años resquebrajándose, y el golpe inesperado de la pandemia del coronavirus ha sido (es) una bofetada brutal que hace aún más inviable el proyecto, sobre todo teniendo en cuenta que en Rockdelux siempre hemos procurado mantener unos estándares de calidad (papel, impresión, distribución) y unas remuneraciones dignas, dentro de nuestras posibilidades, para todos sus trabajadores. El periodismo (el musical y el de cualquier otro tipo) no se hace (o no se debería hacer) gratis. En Rockdelux siempre se ha procurado apoyar esta vertiente de profesionalidad en un entorno copado por un voluntarioso (y a menudo sonrojante) amateurismo”. 

El fin

“Nos vamos con la cabeza bien alta, con la satisfacción de un trabajo bien hecho y con la tristeza de no poder seguir continuándolo. No nos olvidamos de haber creado revistas pioneras en su día como Factory y Dancedelux, que ofrecieron CDs con música cuando eso no era lo habitual, ni de haber ideado los celebrados números especiales antológicos de aniversarios con listas temáticas de mejores discos que tanto éxito tuvieron. Ni de nuestra dirección artística en los mejores años del festival BAM ni de nuestra asesoría en el Primavera Sound. En fin, dejamos un hueco e invitamos a otros a que lo ocupen. Verán que no será sencillo ni fácil”.

“¿Y el maravilloso mundo de lo digital, se preguntarán algunos? Si antes hablábamos de precariedad, en el vasto mundo de la red esta se ensancha y aumenta: una revista digital, ahora mismo, únicamente es viable subrayando una vuelta a ese amateurismo no remunerado contra el que siempre hemos luchado”.

Adiós a una gigante, adiós a Rockdelux.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: