Rosedal NoEsFm

Rosedal, ensueños de máximo volumen [ENTREVISTA]

Desde Argentina, Rosedal combina dosis de indie rock y dream pop mientras busca fortalecer el espíritu DIY del circuito rosarino


Rosedal es un cuarteto argentino con canciones plenas de texturas, melodías y atmósferas en función de un mood introspectivo. Al igual que las advertencias de los vinilos post-punkeros de los 80, sus canciones están concebidas para ser escuchadas a máximo volumen.

Desde 2017 recorren los escenarios alternativos del circuito de la ciudad de Rosario buscando oídos y corazones atentos a su propuesta musical, canciones sobre relaciones que se pierden entre pactos de silencio. En esas distancias de lo no dicho caben, además, interpretaciones que van más allá de lo interpersonal, volviéndose reflejo de los tiempos de una ciudad y sus inquietudes generacionales.

A principios de 2018 publicaron “Portal”, disco debut que llegó en formato en cassette y compartido por diversas plataformas de streaming. Para las siete canciones del álbum, el grupo se llegó a la Mansión Mutante para grabar con el reconocido productor Ignacio Espumado (Matilda, Tensión) quien además estuvo a cargo de la mezcla y masterización. “Nacho supo encontrar el sonido que buscábamos. Nos dio un aire fresco a la hora de grabar”, apunta Matías, guitarrista.

En la canción “Trece” hay unas líneas que son una declaración de renovación: Pintame de tu color / porque está atardeciendo ya / con nuevos sonidos / nuevas formas de comunicar. Hay algo generacional allí, la construcción de un universo nuevo en una ciudad conservadora que sigue mirando a iconos que superan los 55 años o están muertos desde hace décadas. ¿Sienten que son parte de una generación que busca una nueva Rosario?

Lisandro (guitarra): Particularmente “Trece” y esas lineas llaman a una necesidad de cambio en una relación gastada y de cierta conflictividad. De generar un nuevo lenguaje que sirva como puente para atravesar la comodidad de la nostalgia y llegar a un nuevo punto de partida. Supongo que es una buena manera también de ver a Rosedal como participe de un entorno que, quizás inconscientemente, parece que solo sabe reproducir la misma canción en diferentes tonos.

Matías: Vivir de recuerdos, de lo que fue, nunca va a generar nada bueno. Hay que mirar para adelante y no estancarse en la nostalgia. Es imposible no pensar en distintos artistas que nos han influenciado, pero desprendernos de ese sentimiento nos ayudó a hacer cosas nuevas y poder encarar un proyecto de otra manera, haciendo algo totalmente distinto a lo que veníamos haciendo, tener distintos parámetros a la hora de componer. Hay una clara idealización de artistas, y hoy en día estamos en un momento donde muchas caretas se están cayendo y han quedado expuestos en cierta manera. Por lo tanto creo que es mejor mirar para adelante, antes de preocuparnos por quien te representa musicalmente.


Rosario independiente


Además de su actividad en vivo, Rosedal forma parte del sello autogestivo Remedio Casero Discos, que recientemente entró en escena buscando ser una voz unificada y constructiva. La nueva label nuclea a varios grupos jóvenes de la movida indie rosarina que, en forma de colectivo, busca contagiar su efervescencia para seguir creciendo en la ciudad y tomar las rutas que inviten a compartir música y experiencias DIY.

Según explica Orsi, “Remedio Casero nació para darle una mano a las bandas emergentes, aunque odie esa palabra. Veíamos que muchas bandas de Rosario ya tenían su sello o gente con la cual laburaban. Un día pensé y me comí la cabeza, de cómo podíamos hacer para generar algo copado en esta nueva escena. Se me ocurrió hacer un sello colectivo, donde todos podamos participar de igual manera y donde todas las voces sean escuchadas; poder darle una mano en lo que sea a las bandas, con ediciones, difusión, o booking de shows”.

“Por el momento contamos con ocho bandas en el sello: Rosedal, Moonbones, Bubis Vayins, Ignacio Ramacciotti, Lucas Roma, Los que nacieron al revés, Puesto en Marte, Jimmy Club. La más reciente incorporación, Helena Nav, es una banda legendaria de la ciudad, amigos y gente muy activa, que se encuentra grabando su nuevo disco, que esperamos pueda salir por el sello”.



Rosedal, Foto Matías Arias

Rosedal. Fotografías por Matías Arias

Ustedes vienen de la escena del hardcore. ¿Cuáles son los aprendizajes del palo hardcore que hoy cultivan con Rosedal y en Remedio Casero?

Matías: Empezamos muy chicos a patear la movida hardcore y aprendimos muchísimo al pasar de los años. Hoy no estamos muy activos en esa escena, pero no olvidamos nuestras raíces ni de dónde venimos. En ese palo las cosas se manejan bastante parecido, pero si algo caracteriza al estilo, es la forma de organizar las cosas. Muy prolijo, y todo muy transparente. Yo, de hecho, tuve un pequeño sello también en esa época, se llamaba Back On Track Records, y hacíamos mas o menos lo mismo, editar bandas nuevas, sacarle sus demos para ayudarlos con la difusión.

Hoy en día, vemos que en este palo es todo un poco más difícil, la convocatoria es bastante rara. Hacés un reci y van doscientas personas, y hacés otro y van veinte. Es todo bastante irregular, pero lo tomamos también como un desafío, ya que no buscamos pertenecer a la fuerza, si no que la gente guste de la banda por lo que transmite. Hacemos un estilo bastante particular con Rosedal, tocamos bastante fuerte en los shows, y no a todos les cabe. Pero si de algo estamos seguros, es que hacemos lo que nos gusta.

Lisandro: Haber pasado una etapa de aprendizaje como es la adolescencia dentro del submundo hardcore punk deja marcas permanentes que llevas con vos a donde vayas (para bien o mal). Creo que lo más importante que supimos trasladar a Rosedal es no pensar la banda, ni sus canciones, para ser funcionales al mercado de la música. De esta manera la expectativa de cierto tipo éxito o rédito económico no son parámetros que nos limiten a la hora de hacer shows, ediciones o al momento de componer. Simplemente no es nuestro motor.

Por estos días se viven una situación económica jodida en Argentina, sin embargo, la gente sigue apareciendo en los recitales under. ¿Les parece que a diferencia de otros tiempos malos la gente ahora la gente está comprometida con la escena?

Matías: Como mencionaba anteriormente, creo que es bastante irregular la convocatoria. Lo bueno es que a un reci quizás van cien personas que no se conocen entre sí y eso está bueno. Hace que se sienta el interés. Yo he visto en los recis que gente se conocía ese dia, y hoy van juntos. Eso me llena de alegría. Espero que todos entiendan el esfuerzo de llevar a cabo un evento, las horas dedicadas que muchos no ven. Es importante que no se regatee entradas en puerta, porque es un esfuerzo enorme que se hace, para que después todo salga lo mejor posible. Como parámetro, hay que entender que una entrada no puede costar nunca menos que una cerveza, como para dar un ejemplo.

Lo importante que veo en esta escena, es que hay muchas ganas, de hacer cosas, de generar. Es hora que todos entiendan que tenemos que tirar para el mismo lado, invitar a gente de distintos palos, sumar en todo lo que se pueda. Estas cosas también ayudan mucho a que las bandas sean reconocidas, no solo por su música, si no por su forma de pensar y expresarse.




Rosedal en cassette

 

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *