fbpx
TLX 46 DPI

Un paseo por los 90 en “46 dpi”

Roberto: La gente relaciona los 80 con mal gusto.

Heberto: En todas las épocas pasa eso, hay cosas buenas y malas. A mí me encanta esa década.

R: Siento que a partir de los 90 es como ya empezar a rebuscar en el pasado. Empieza el collage y…

H: ¡Sí, sí!, es cierto.

R: En los 80 hay una nostalgia de los 50.

H: Sí, pero los 80 es nuevo, no tiene nada de los 50.

R: A finales de los 80 comienza la nostalgia. Los 80 son muy propio. Son…

H: Bueno, los 60 y 70 también buscaban el pasado.

R: Ahora hay mucha abstracción, mucho arte conceptual, música desestructurada, como Arca.

H: Sí, Arca es imbailable, no hay ritmo.

R: Antes emular algo era difícil, pero ahora hay acceso a todo.

La conversación sigue naturalmente entre dos amigos que se conocen de años. El entrevistador es sólo un espectador, un oyente más que deja que dos músicos digan lo que piensan, echen sus cuentos, hagan catarsis si lo desean, sin presión del tiempo ni de nada.

tlx1Roberto y Heberto, hasta suena a nombre de dúo de pop ochentoso, están relajados, sentados en la mesa del cafetín de un local de Caracas. En la conversa se cuelan los ruidos de los instrumentos de unos músicos, de la gente, del ambiente. Roberto y Heberto a veces pierden el hilo, enlazan una idea con la otra y vuelven a retomar el motivo central. Es un ir y venir constante. Exactamente lo que ellos hacen a través de sus canciones: un viaje de poco más de veinte años atrás.

H: Ahorita hay algo muy paradójico, gente joven que le gusta lo viejo. Tú sientes nostalgia es cuando ya estáis viejo. Tú ves que a los jóvenes les gusta Morrissey, Miles Davis, qué sé yo. Roberto y yo siempre hemos estado cazando “nuevas viejas”, cosas del pasado que no conocíamos.

R: Yo creo que es por el acceso y…

H: ¡Claro!

R: De hecho, Simon Reynolds, en su libro “Retromanía”, dice que eso de la nostalgia a nivel mundial se creó en Japón. Claro, todo esto es viejo, pero el grupo que últimamente llevó eso al mainstream fue Daft Punk, con “Discovery”.

H: Sí, sí. A mí siempre me ha gustado, ¡verga!, el sampleo. Cuando veo en los créditos del disco de Daft Punk, eran canciones completas copiadas.

H: Ahorita no hay olvido, antes si no viste algo, te lo contaban. Nosotros queríamos irnos hacia algo más atemporal, que la gente no reconociera de qué tiempo es la canción.

Son amigos, colegas, músicos, productores, cantautores, amantes de los Lp, de las épocas pasadas, incluso más atrás de los años 80 y 90. Roberto Jiménez y Heberto Añez son conocidos en la escena musical independiente de Maracaibo, Caracas y unas que otras ciudades venezolanas. Son los creadores de un proyecto musical que ha dado de qué hablar por lo “extraño” de su propuesta, lo anticonvencional, y lo llamativo de hacer, en estos tiempos, música con el espíritu de los años 80, al menos en Venezuela.

Es Tlx. Una banda nacida en Maracaibo, estado Zulia, a mediados de la década de 2000. Está integrada por Roberto Jiménez (voz, guitarra y programación), Heberto Añez (coros y teclados), Ciro Moreno (bajo) y Andrés Morillo (batería). Cabe destacar la colaboración de Juan Rodríguez como baterista en vivo. Tienen el disco “33 minutos y en auto” (2010) y tres Ep, y el 15 de mayo de este año presentaron en Caracas su segunda producción: “46 dpi”.

tlx4

Tlx viene haciendo su labor, tranquilamente y de forma artesanal. Viene trabajando en ese sonido que a ellos les gusta y que han sabido reflejar: la época pop rock y new wave de los 80 y los 90. Difícil no sentir nostalgia al escuchar cualquiera de sus canciones. Difícil no transportarse y hasta volver a oír a The Cure -banda con la que suelen compararlos, sin que esto moleste a sus integrantes-, Soda Stereo, Kool and The Gang, Bananarama, Wham!, Madonna…, las venezolanas 20/20, Sentimiento Muerto, cantautores como Colina, Franco De Vita, Yordano, en fin, es difícil dejar de hurgar en el pasado y más cuando se vivieron esas épocas. Quienes no pudieron vivirlas, sienten la música, la energía de los temas de Tlx. Quizás cuando leen o escuchan entrevistas y notas sobre el grupo, seguro salta la curiosidad de oír algo de estos artistas del “pasado”.

Vuelve el pop pesimista

.
-¿Con qué nos encontramos en “46 dpi”?

R: Primero, que es el primer disco que grabamos como banda. En el primer disco éramos Heberto y yo metidos en un cuarto haciendo todo. Era como una banda de programación. Este es un disco de banda. El disco es como nosotros sonamos en vivo. Cuando tocamos los temas en vivo las canciones cambian. Son temas que teníamos tiempo tlx10tocándolos en vivo. Lo otro es que este disco, desde la primera hasta la última canción, es arriba. Todo el disco está tocado por el ritmo. Grabamos la batería y eso nos costó. Todas las canciones tienen base electrónica.

-Es un disco más bailable.

H: ¡Sí lo es!

R: De hecho, siempre pensamos en ese concepto de finales de los 70 y principio de los 80, antes de la electrónica, la fiesta rock. Kiss era una banda de fiesta rock. ¿Aquí? ¿A ver? ¿Cuál sería una banda fiesta rock?

H: ¿Esteee? Vilma y Vampiro (risas).

R: Sí, pero digo en Venezuela.

H: Tlx son los fundadores (risas).

R: (Risas) Oye, Sentimiento Muerto en sus comienzos.

H: ¡No! Hay otras más de fiesta rock. Son grupos que no llegaron a algo. Violetas Negras por ejemplo -grupo de Maracaibo-.

R: ¡Había más loco!, La Máquina Azul. ¡Era muy mala!

H: Ufff. La Máquina Azul. Creo que Pedro Castillo.

R: Aditus. Esos sellos Sonográfica, Sono-Rodven, sacaron muchos grupos de eso. Témpano, Wag.

H: Témpano es finales de los 70 y Wag es finales de los 80.

R: El mismo 20/20, Feedback.

R: Nosotros cuando empezamos a hacer este disco queríamos trabajar con un productor de los 80, pero era inviable económicamente.

H: Y es un disco con temas añejados, canciones de todas las épocas.

R: Sí, temas que compusimos en el 2008, 2009, en varias épocas. Parece un disco recopilario, no porque tengamos una carrera exitosa sino que son canciones de nuestra vida.

H: Eso y la cuestión del sonido de banda. Antes era muy pensado en estudio, ahora no, los arreglos de la batería son del baterista, del bajo son del bajista, cada quien tiene una tarea. Es el primer disco de los cuatro.

-Este disco demuestra un trabajo integral.

R: ¡Exacto!

H: Así es.

tlx6R: Este se ha llevado tiempo, problemas, porque ha atravesado también los problemas del país. El título es la metáfora de que nosotros hace siete años decíamos que el segundo disco iba a ser apocalíptico. De hecho, la portada del disco es un cielo intervenido por una raya negra. Buscamos algo icónico,un elemento. Y un día tomé una foto, una viga gigante…

H: Se ve el cielo en un tono y la viga.

R: Simboliza el problema del disco. Hacer un segundo disco en Venezuela es un problema. Es difícil porque ya debes tener un tipo de identidad.

H: Sí, es complicado, porque hay gente que quiere que te repitas y otra que quiere algo nuevo.

R: Sí y la raya es una fractura en el sonido, en el contexto espacio-temporal de lo que hemos vivido. La raya es una paradoja del hoyo negro, es como si la raya negra se abriera. Es pesimista esa visión.

-El contenido también es pesimista.

H: Nosotros nunca hemos sido muy positivos (risas), recuerda que es pop negativo.

R: ¡Exacto! No sé si eso pasa siempre en la gente que hace música, pero es difícil que refleje ¡qué feliz me siento! La única canción que recuerdo de esa época es la de Ilan Chester: ♫Qué felicidad♪ (risas). No sé, el tipo la debe estar pasando muy bien en su gira. En verdad, en cuanto a la temática queríamos que fuera algo claro, metafórico, escuchas “Verte llegar” y está la frase verte llegar…

H: “Autostop” dice autostop, “Vicky” igual, “Extraño la ciudad”, menos “Cayayo”.

R: Sí, con todas, quisimos jugar con la metáfora pero que sea entendible, no hacer cosas crípticas. Y está marcado por el miedo a la muerte.

H: Hay una mezcla de madurez, desamor, la cuestión de afrontar algo que no te esperabas, la muerte y un sentimiento fuerte de lo citadino.

R: Sí, lo urbano. Esto recuerda a Caracas, la noche caraqueña. Aquí se siente más la ciudad. Es que la ciudad ya no tiene que ver con lo que tú recordabas.

H: Hay un libro de Jacobo Borges que se llama “La montaña y su tiempo”. Y él, en los 70, dice allí que tú lo que ves es algo que no va estar. Él decía que la ciudad había muerto para él y su familia. El disco tiene de eso.

R: Eso en cuanto a contenido, lo lírico, el fondo musical puede sonar a Timbiriche.

H: Hay esas contraposiciones. “Melancólico de fiesta”, es un oxímoron.

R: Contradicciones.

H: Es como decir instante eterno, que es imposible en la realidad, pero en lo literario tiene mucho sentido.

tlx-disco-¿En este álbum se siente el sonido de los 80?

H: Mmm. Viaja mucho a los 90, principios de los 90.

R: Es más de la época “Wish” de The Cure.

H: En los 90 había más guitarra que sintetizadores.

La portada de este disco es un cielo azul, igual que el primero. Hay una constante. ¿Fue pensado así?

R: Las fotos de ambos discos fueron tomadas por mí con la misma cámara. En el primero hay un avión y en éste hay una viga que es una ruptura.

H: Sí, se repite el azul del cielo. La portada del primero es un avión pero está estacionado, y es un reflejo del país. Y en éste la viga simboliza un antes y un después. Yo diría que es una visión realista.

-¿Vendrán más videos?

H: Sí, ahorita se está produciendo el video de “Extraño la ciudad”.

R: Sí. Nuestros videos son independientes, y ser un grupo independiente de Maracaibo no es fácil, a veces tenemos que reducir ideas en el contenido para adaptarnos al presupuesto.

H: Sí, hay un ambiente limitado que a veces queremos romper.

R: Nosotros trabajamos con Entorno Doméstico que es un sello independiente, somos nosotros mismos, es un colectivo.

H: Sí, Entorno es una plataforma. Ahorita cuesta mucho hacer un disco.

-¿Tienen pensado producirlo en físico?

H: Sí, somos fanáticos del disco físico. No sabemos cuándo, pero sí queremos.

-¿Hay colaboradores en este disco?

R: Pasa que en nuestros discos nadie colabora porque usamos más sampler, y nosotros hacemos todo.

-¿Hay menos sampler?

R: Mmm, no te puedo decir que no hay. En la primera canción del disco hay un extracto de “Como un burro amarrado en la puerta del baile”, de El Ultimo de la Fila.

H: Sí, y “Extraño la ciudad” tiene un fragmento en la batería de Soda Stereo, de “Nuestra fe”, pero casi ni se siente.

-¿Qué más nos trae Tlx?

R: Bueno, estamos viendo lo de poder hacer una gira, pero los costos son elevados.

H: Sí, en eso estamos, ir a ciudades que nunca hemos ido.

-¿Por qué creen que ha calado el estilo de Tlx?

R: ¿Te parece que ha calado? (risas). Pienso que tiene un fondo pop. Tiene influencias de la música under de los últimos treinta años. Tampoco es pop tradicional, no suena a Britney Spears. Hay más una conexión palpable de los 80. “Calle vieja” tiene una frase de “Estírame el tiempo” de Sentimiento Muerto. Hay referencias de los 80 y principios de los 90. “Extraño la ciudad”, en el intro, es muy changa, tiene de Daft Punk, es muy house también. Es un disco retro pero con sonido de ahorita.

¿Y cómo la nueva generación logra conectarse si no vivió los 80 y 90?

R: (Pausa). Yo creo que la conexión es por referencias y extrañar lo no vivido.

H: Yo creo que manejamos un lenguaje que se hace familiar a la gente y, de repente, coincidimos en una época donde la gente está regresando, lo que hablábamos al principio. Coincidimos con gente contemporánea que le gusta a grupos como Soda Stereo, que es una referencia para lo que nosotros estamos haciendo. El disco está envuelto en ese empaque muy pop.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

One comment