Vera Fauna

Vera Fauna, unos andaluces que emergen entre “Dudas y flores”

Vera Fauna debuta con un LP hermoso, creativo, un trabajo que comienza pidiendo que nos quedemos un ratito, que nos quieren contar algo de ellos


En esta atmósfera de pop intimista se fragua “Dudas y flores”, una álbum de diez temas que edita el joven sello sevillano Purple Moon. No se trata de un disco convencional. Vera Fauna, más bien, parece hacer un esfuerzo en comunicar su universo personal y en trenzar una amalgama de texturas sonoras y ritmos que van desde la psicodelia a la que la banda nos tenía acostumbrados con “En mi jardín, un capullo” o “Nova, Pt. II” a ritmos llenos de neosoul que podemos encontrar en el ya considerado himno “Los Naranjos” o la nostálgica “Fernando Morientes”.

Con la mano inconfundible de Raúl Pérez en la grabación y mezcla, y la de María Medem en el diseño, “Dudas y flores” es un disco directo y complejo; la banda no vacila a la hora de cocinar hits pegajosos como “Colorada”, pero si tiene que sentarse y buscar la máxima proximidad con el oyente, hasta el punto de pedir comprensión desesperadamente como en “Candelaria”, sabe tomarse el tiempo para crear el clima apropiado. Lo mismo ocurre con los paisajes emocionales de “Pancracio” y “Cobre”, canciones que además evidencian que los componentes del grupo tienen la mirada puesta en clásicos como J Dilla o héroes del momento como Anderson .Paak . Todo ello en un medio de una cremosidad envolvente que hace que guitarras como las de Somango nos traigan a la mente más helados derritiéndose que brillos metálicos de una Fender Jaguar.

Este es un disco con el que la banda busca consagrarse en un 2020 lleno de lanzamientos y propuestas interesantes. Tendremos la oportunidad de verles por los escenarios de festivales y salas de todo el país, haciendo gala de su directo laberíntico y lleno de giros narrativos. Seguramente sea el año de los sevillanos Vera Fauna, un grupo que, aunque confiese estar lleno de dudas, tiene muy claro que su horizonte va a traernos momentos de gloria y, sobre todo, colores.

Foto principal por Victoria Brause