noesfm-rosal

Rosal, un pop para pies descalzos

Hay un movimiento en la industria cultural que de tanto seguirlo se torna común. Y tiene dos veredas: o te ampara una discográfica de renombre, o sos un artista independiente que recorres el mundo con guitarra al hombro. Pero, en algunos casos, podes caminar por la calle

Esta es la historia de Rosal, una banda pop argentina que a pesar de tener una discográfica ocupándose de ella, camina por la vereda donde lo no comercial, el bajo perfil y los recitales en Centros Culturales abundan.

Rosal es el proyecto de María Ezquiaga, una de las mejores voces con tintes agudas de la Patria Grande. Comenzó en el 2002 y tiene cuatro discos editados, entre ellos, su reciente trabajo llamado “Un fuerte en el corazón“. Sí, sin duda Rosal es fuerte. Como grupo y como sonido. Acá no vas a encontrar el típico pop embadurnado de sintetizadores que te asquean el oído. Rosal presenta canciones de larga duración con armonías dinámicas, que al manejarse entrelazando en su mayoría instrumentos, logran un sonido original, diferente y más homogéneo.

Rosal no apunta a un pop que te haga mover los pies, ni que sea el tono de llamada de tu celular. Apunta a un estilo más reflexivo, con más calidad musicalmente. La voz de María sobresale con demasiada pureza. Rosal es la banda que no podes escuchar sin auriculares mientras viajás por las rutas del lugar en donde estés. Rosal es el ejemplo de que la música todavía tiene rincones que no puede comerciar la industria.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

One comment