YoYo-Borobia-na-foto-do-Pedro-Margherito noesfm

El sonido cosmopolita de la venezolana Yoyo Borobia

El primer disco homónimo de la cantautora Yoyo Borobia fue presentado este año a través de la modalidad de crowdfunding, bajo la producción del Dj brasileño Deeplick


Tiene influencias de los distintos lugares donde ha estado: Venezuela, su tierra de nacimiento; España, Francia y Brasil. Es hija de vasca y gallego. Después de haber vivido en Madrid y París, finalmente aterrizó en Sao Paulo, su actual residencia. A pesar de su sonido world music, nuestras raíces se sienten en todo su primer disco homónimo.

Estamos hablando de Yoyo Borobia, una cantautora que comenzó su proyecto personal en 2014 y con el que ha participado en algunos festivales en Brasil, aparte de una gira por Europa el año pasado. “Soy venezolana. Viví trece años en Caracas. Después me mudé para España y ahora vivo en Brasil”, dice. Dejemos que sea ella quien nos cuente más sobre su obra.

¿Cuando estabas en Venezuela también te dedicabas a la música?

Salí de allá chiquita, de Caracas, pero ya tocaba cuatro y cantaba. No con pretensión de dedicarme a ello. Me formé en Madrid. Viví del 2000 al 2009 en Brasil. Y después a Francia una temporada y luego Sao Paulo en 2011

Eres cantautora, ¿cómo llegas a esta faceta?

Esa faceta de hacer mis canciones llegó por la propuesta de hacer un videoclip acá en Sao Paulo, “Pas si Loin que ça”. Ese fue el primer impulso para querer hacer mis canciones y dedicarme de lleno a ello.

Tienes tendencias musicales variadas, ¿eso es producto de tus viajes o ha sido una inquietud tuya?

Ambas cosas están conectadas. Siempre me gustó viajar y conocer. Ese interés me llevó a conocer varios géneros y mis gustos eclécticos me llevaron a participar en diversos proyectos, de donde adquirí ese bagaje que tengo ahora.

¿Y en qué proyectos has estado?

Cuando vivía en España empecé de nuevo a cantar en un grupo de pop rock. Después fueron pasando los meses y yo iba participando de proyectos diversos, jazz, gospel, funk, música a capella. Hasta que me dieron la beca a Brasil y comencé a profundizar en la música de acá.

¿Cómo llegas a este primer disco?

Todo vino a raíz del videoclip -“Pas Si Loin que Ça”-. Ese fue el comienzo de montar mi repertorio autoral. Continúe acabando mis canciones y me di cuenta de que necesitaba un disco para mostrar ese trabajo al público de forma más sólida.

¿Fueron canciones escritas en distintos años y países?

Sí. Siempre tuve melodías y letras grabadas por aquí, por allá. Pero nunca di secuencia. Con ese proceso me vi motivada finalmente a dar secuencia. Acabé algunas de las que estaban comenzadas. Y claro, inevitablemente surgieron otras.

En este disco cantas, tocas cuatro ¿y qué otros instrumentos?

Sólo cuatro, voz, voces principales, coros también y los arreglos. Trabajé junto con el productor. Las ideas melódicas y rítmicas de los arreglos venían de alguno de los dos y las trasladábamos a la canción, muchas veces usando instrumentos electrónicos. Posteriormente muchas líneas de esas se grabaron con instrumentos orgánicos.

YoYo Borobia na Showcase SIM Sao Paulo foto do Pedro Margherito

El productor es el Dj Deeplick.

Sí. Lo conocí por medio de Guga Stroeter -importante músico y productor paulista-, un grande amigo mío en Sao Paulo. Deeplick ya ha producido varios trabajos de Carlinhos Brown, y también remixes que han tenido gran destaque por el público, como de Vanessa da Mata, Claudia Leite, Jorge Ben Jor, incluso de Shakira.

Es un Dj conocido y de trayectoria, ¿tú le presentaste tus canciones?

Así es, él conoció mi trabajo en abril. Fuimos hablando y conociéndonos más. Yo recaudé parte de la financiación del disco vía crowdfunding y cuando volví de la gira por Europa tuve claro que era con él que quería producirlo. Él me había mandado una preproducción de una canción mía que le gustaba, y me decidí a hacerle una propuesta.

¿Y qué impresión tuvo de tus canciones?

Amó mi trabajo desde el principio. Siempre me dijo que tenía mucha coherencia todo lo que yo hacía, que era rico. Por eso no dudó cuando yo le propuse trabajar juntos para lanzar este trabajo, pero igual eso sería mejor preguntárselo a él (risas).

¡Ah bueno!, me gustaría y quién sabe cuándo responderá.

Claro, él tiene una agenda complicada, pero puedes intentarlo.

Hay varios músicos colaborando en este trabajo.

Sí, a lo largo del proceso fueron entrando varios músicos con quien ya trabajamos y tenemos buena onda. Amigos queridos, músicos increíbles que pusieron una cereza deliciosa en la torta que habíamos preparado, como Lan Lanh en las percusiones, Yaniel Matos y Jorge Ceruto (cubanos) al violoncello y vientos; Tim Snider en el violín, Guga Stroeter en el vibráfono y todos los que se mencionan en el disco.

Tu labor no es conocida en tu país natal.

Me imagino, recién estoy lanzando este disco. Espero que en algunos meses o años me surja alguna propuesta para volver a Venezuela a mostrar mi trabajo.

Este disco lo siento muy venezolano, desde el primer tema, ¿cómo lo percibes tú?

¡Ufff!, que linda tu percepción, yo lo siento de muchos lugares, algunas canciones me suenan más árabes, otros sonidos más venezolanos tal vez, otros bossa nova, pop.

“Pájaro” tiene hasta un aire de tonada.

Desde luego, el tres marcando el compás. Pues sí, el disco lo siento de muchas partes, cada canción es una historia, es un viaje. “Sweet good bye” es una canción que compuse en la gira por Europa el año pasado. Parece un house, pero si prestas atención tiene algunas fusiones, juegos rítmicos que lo dejan con una cara más latina en el solo. “Triste historia” es un tema que necesitaba componer, una historia que necesitaba contar. Cuando recién la compuse era el tres marcando el compás también, sólo que decidí que quería un arreglo más soulero, que fuera más a tierra, que fuera más contagiante. Entonces creé ese beat de batería que acompaña prácticamente toda la canción, y deja, a su vez, fluir esas melodías que también parece que vienen de un Lejano Oriente.

Y en “Postal” se siente la cadencia de bossa nova.

Sí, el arreglo que le hicimos es una percusión de marcha carnavalesca; pero ya originalmente cuando la compuse tenía una cara bien brazuca.

¿Participas en otros proyectos musicales en Brasil?

Claro, estuve colaborando con muchos grandes músicos y compositores de Sao Paulo, pero hace un año que dejé esos proyectos en un segundo plano  para concentrarme en mi carrera.

¿Tus planes para este año?

Por ahora estoy produciendo los lanzamientos en Salvador y Sao Paulo. Pretendo mostrar mi trabajo en Brasil en varias ciudades antes de ir a Europa. En mayo llego a Europa, mi percusionista llega en junio y nos vamos a Inglaterra. Estoy confirmando los detalles, pero ya recibí la invitación para el Festival de Glastonbury, uno de los mayores festivales de Europa.

Yosune Borobia es tu verdadero nombre.

Sí. Yosune significa Jesusa en vasco, mi mamá es vasca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *